“Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso” 

Albert Bandura

 

¿Cuántos de vosotros estáis interesados en cumplir objetivos? ¿Y cuántos tenéis grandes dificultades para cumplirlos? Podríamos decir que todos nosotros tenemos dificultades para alcanzar nuestras metas, Joaquina Fernández asociaba este problema al miedo: El miedo al fracaso y, de igual forma, el miedo al éxito.

Cuando se tiene miedo al fracaso, todo el potencial no se pone al servicio de los retos, sino al servicio de los miedos. Esta situación nos lleva a un lugar de baja autoestima. El miedo al fracaso anula toda posibilidad de que nosotros pongamos en estado de tensión, o de comprobación, cuál es nuestro potencial.

Lo siguiente que nos tenemos que plantear es si tenemos miedo al éxito. Esta situación no significa que cuestionemos nuestro potencial, sino que lo activamos pero desde la zona de confort. Es decir, los retos están medidos para llegar a un lugar pequeño donde el éxito no sea la posibilidad y no estamos midiendo la capacidad de nuestros resultados. Joaquina Fernández nos decía que sentimos el miedo de que el éxito nos lleve a trabajar mucho y, por ello, ralentizamos nuestro potencial permanentemente. ¿Por qué tenemos miedo al éxito? Porque tenemos miedo a perder la libertad.

En el artículo de la semana pasada, hicimos referencia al miedo atávico al esfuerzo, ese miedo que hace que no sepamos cuál es nuestro valor diferencial, desde el cuál alcanzamos nuestros logros y objetivos. ¿Qué es el miedo atávico? Según Joaquina Fernández, es el que está escondido y sobre el que hemos superpuesto cantidad de experiencias que pensamos que son las que nos dan miedo. No existe ninguna relación entre el miedo que sentimos y el miedo real. El miedo real se ha establecido en nuestro interior en una etapa de 0 a 7 años, algo que hemos vivido y nos ha conmocionado muy profundamente y se ha escondido todos estos años. Para no reconocer que ese miedo se ha producido por experiencias que consideramos excesivamente potentes para odiar o limitarnos, bien porque no tiene solución o bien porque no lo podemos resolver en ese momento, lo que hacemos es empezar a poner capas sobre otros miedos que siempre están vinculados a la ira, a la cólera o a la impotencia.

El miedo es una energía que esconde la valentía para el proceso de crecer. Cuando superamos el miedo empezamos a sentir emociones positivas como la confianza, la felicidad, la adaptación… En definitiva, empezamos a caminar por la seguridad.

Joaquina Fernández en su libro “Piensa en ti”, nos habla de que existe un “yo imbatible” que no falla nunca. Todos nosotros tenemos el nuestro y empieza por conocer cuáles son nuestros valores. Para Joaquina Fernández, “los valores son el recurso para llegar lo más lejos posible. Solo así podremos avanzar y derrotar al pesimismo, al miedo, a la desconfianza y a todo lo que se pone por delante de nosotros”. Piensa en alguna cosa imprevisible que hayas logrado superar. Puede que no te hayas dado cuenta, pero tienes dentro de ti todo lo mejor para hacer aquello que deseas.  

El próximo lunes comienza el curso de La Identidad y los Valores Personales con el objetivo de aprender cuáles son estos valores, cuáles tenemos activos o necesitamos activar. ¡Te esperamos! 

 

El Equipo de Instituto Hune

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.