¿Cómo ser auténtico?

¿Cómo puedo ser auténtico?

Hemos escuchado, campaña tras campaña, que conviene ser únicos, ser los números 1, distinguirnos entre las masas. A veces entramos en la inseguridad de cuánto esfuerzo conlleva este especialismo y si nosotros podremos lograrlo comparados con el éxito abrumador que se promete. En esta etapa donde tantas oportunidades hay, conviene tomar conciencia sobre el tinte mental desde el que visualizamos nuestro avance: ser únicos, ser especiales, ser los número 1 puede hacernos caer -a los profesionales y a la sociedad- en el individualismo y en la comparación. Os propongo reflexionar juntos.

 

¿En qué se diferencian estos conceptos?

Ser único es crear un producto, un servicio, o incluso vivir un rol, desde fuera hacia dentro. Supone priorizar una mirada hacia el exterior para encontrar nuestra identidad diferente con lo externo como referencia. En realidad, las veces que hemos jugado a creernos únicos, ha sido porque hemos mirado fuera, nos hemos comparado y hemos llegado a la conclusión de que efectivamente somos diferentes, únicos, especiales… Se trata de una situación con su epicentro en la separación con las personas que traen complejos de inferioridad vs superioridad. En definitiva, hacen que se mantenga y crezca la inseguridad.

Tememos no tener identidad si parecemos iguales o creemos que no sirve quiénes somos cuando nos miramos al lado de otras personas.

Como si tuviéramos que ir fuerte y sonoramente para ser vistos pues no habría -si no- suficiente reconocimiento, o porque desconfiamos que de aquello que buscamos como recompensa no haya suficiente para nosotros y fuera necesario un esfuerzo “original”.

[Me pregunto qué tipo de éxito buscamos y cómo nos demostramos a nosotros mismos que lo tenemos. ¿Te lo has planteado? ¿Lo has escrito?]. 

Veamos qué quiere decir “ser auténticos”:

Esto es confianza. Es flexibilidad, es una marca que garantiza continuidad, que se adapta y mejora… La autenticidad se define de dentro hacia fuera y está basada en la confianza de quiénes somos (no de qué nos diferencia).

Como antes decía, son sutiles pero profundas diferencias que también marcan el nivel de esfuerzo que ponemos para asegurar nuestra identidad. ¡Si en realidad ya está asegurada!

 

Solo basta poner palabras y conocer quiénes SOMOS para utilizarlo continuamente a nuestro alrededor.

 

Nuestra autenticidad nos representa allá donde estemos, el servicio o producto que ofrezcamos o por lo que las personas se mantienen a nuestro lado. 

Me atrevo a decir que traemos un don con el que todo es más fácil y para el que no sirven las peleas ni las comparaciones. Cada uno tenemos uno, y viviríamos en sociedades más equilibradas si descubriéramos cómo reconocerlo en nosotros para darle espacio y acción. Así, unos y otros, estaríamos situados donde nuestro reparto de dones lo requiere.

Con ello, aceptamos que otros SEAN diferentes y que aporten su valor con ello. Entendemos que son los valores vivos de las personas los que crean sociedades con productos, servicios y roles que aportan facilidades y felicidad.

Por una semana de valores, de autenticidad con ellos y de mucha mucha confianza para alcanzar tus propias metas desde ahí. Ojalá nos escuchemos desde este Lunes. Ojalá confiemos. 

 

Paloma Mesonero-Romanos

 

Próximos cursos, másters y actividades del Instituto Hune:

Campamento y actividades de verano para jóvenes

Próximamente

 

Masters del Instituto Hune: 2018-2019

Inteligencia Emocional [Septiembre – Junio]>

Comunicación no Verbal [Septiembre – Junio]>

Coaching & Design Thinking [Septiembre – Enero]>

 

 

 

¡Últimas plazas para COMUNICAR SIN MIEDO Junio!

Empieza esta tarde. Apúntate aquí>

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.