El caos del amor

Donde hay amor, hay vida. Mahatma Gandhi

El amor es una necesidad tan esencial para ser humano como el alimento

El amor permite establecer los primeros vínculos para sobrevivir, pero además a través de él las personas tenemos sueños, ilusión, fe, voluntad de ser mejor…Por falta de amor, perdemos todo esto e incluso a veces el sentido de la vida.

El amor nos da y nos quita. A través del amor experimentamos lo especial que somos, viendo nuestro reflejo en la mirada del otro. A veces la ausencia de esta mirada nos hace pensar que no somos nada.

El amor es la necesidad vital del recién nacido que busca la bienvenida a la nueva vida entre unos brazos que le acunen y unos pechos que le amamanten. El bebé busca ser alimentado, abrigado, protegido… pero además reconocido y aceptado como el ser más maravilloso del mundo.

La primera relación de amor empieza así. Este será el amor incondicional que con suerte la mayoría de nosotros experimentaremos, pero también del que necesitaremos aprender a ser libres, para amar sin miedo después en la vida.

El resto de los amores de nuestra vida serán “condicionales”, nos sentiremos a veces ante un abismo, y la realidad es que sufriremos.

La pareja, como una representación idílica, nos hará vivir momentos excepcionales, únicos. Sin embargo, también nos enfrentará con aquello que no queremos ver: la parte más desconocida y menos amable de nosotros.

Habrá veces en que nos dejarán y la pérdida requerirá un duelo.

¿Cómo se aprende a amar?

Hay algunos que sufrirán por no conseguir estar con la persona que desean, pero otros estarán en la perpetua inseguridad de ser abandonados. Hay mal de amores de todo tipo, de los peores el conformismo.

Lo que nos encontramos la mayoría de las veces en la consulta – y fuera de ella- es que las personas reflexionamos poco sobre la pareja, el amor. Cuando duele tanto la pérdida física o la sensación de estar perdiendo emocionalmente a quien queremos, pedimos ayuda para volver a confiar en la parte que enamora al otro. También necesitamos que nos digan “no eres culpable”.

“¿Qué no ha pasado?” Me preguntan. ¿Soy yo? ¿Es él o ella? ¿Tengo mala suerte?

La clave en todo en esta vida suele estar en dar respuesta a la primera pregunta. Preguntas que lleven a reflexionar sobre mi papel en el juego del amor ¿Cuál es mi rol en las relaciones de pareja? ¿Qué busco en el otro? ¿Qué necesidades tengo en el amor? ¿Cuánto doy de lo que busco?, etc.

Pero antes de nada: ¿Quién soy yo en pareja? ¿Quién soy yo sin pareja?

Descubrir el rol con el que nos relacionamos en pareja es clave para tener claridad sobre el tipo de relaciones que tenemos, y el patrón que solemos repetir una y otra vez en ellas.

Hay cuatro tipo de relaciones no sanas que podemos tener

  1. Relaciones en la que uno de los miembros carece de poder y de autonomía. La persona no tiene identidad sin el otro.
  2. Relaciones en las que uno vive con obsesión la pareja y hay una necesidad de continua de referencia del otro. En este tipo de relaciones hay una necesidad de distancia y a la vez de control.
  3. Relaciones en las que no hay compromiso y se produce el abandono. En este tipo de relaciones no hay un proyecto común, y suele haber falta de confianza y honestidad.
  4. Relaciones en las que la libertad no existe. En este tipo de relaciones, el amor es esclavo y ambos miembros entienden que el amor debe ser así.

Aunque existen más tipo de relaciones con distintos patrones, en estos cuatro encontramos en sí mismos los criterios que necesitamos para vivir con salud, emocional y mental, la pareja. 

Claves para vivir en pareja

  • Las personas necesitamos ser autónomas, económica y emocionalmente, y tener una relación de igualdad en pareja. El poder ni se gana ni se pierde, ni por el rol de género, estatus, nivel de ingresos, etc.
  • En las relaciones de pareja es imprescindible que haya límites y se regulen las emociones para no invadir ni ser invadido por el otro.
  • Las personas buscamos crecer junto a otra persona desde los siguientes pilares básicos: la confianza, el respeto de las diferencias, la igualdad en la relación, el compromiso y un proyecto común establecido a través de acuerdos renovados en el tiempo.
  • La libertad es una condición imprescindible para el desarrollo personal y en pareja. Donde no hay libertad, no hay sentido del individuo.

Te proponemos que estos días respondas a alguna de las preguntas que aparecen en este post y traigas cuestiones que has descubierto en la próxima masterclass que haremos sobre la pareja.

El tema: ¿Qué buscas en la pareja?

¡Qué importante pararse a pensar sobre lo que buscamos en la vida!

Noelia Estévez

Psicóloga, terapeuta familiar y de pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.