Motivación y temperamentos

“El autoconocimiento o el aprendizaje sobre uno mismo es un pilar muy relevante para agitar el interés ilimitado hacia el crecimiento”. Joaquina Fernández

Aprendiendo sobre motivación y temperamentos

Wow, a veces toco la realidad de lo amplios y profundos que somos. A veces atisbo el arcoíris tan enorme que somos por dentro y lo difícil que se hace descifrar cualquier concepto humano sin tener en cuenta la infinidad de matices y relaciones internas que hacen que seamos como somos.

Hoy, con atrevimiento y ganas, nos metemos de lleno en la motivación. Hay teorías muy acertadas desde hace décadas sobre qué motiva al ser humano y cómo, escalón a escalón, hacemos nuestro propio camino de autorrealización y felicidad. Pero si vamos a una capa más interna ¿qué nos hace tan diferentes en nuestras ambiciones? ¿Qué hace que aun queriendo ambos sentirnos con las necesidades cubiertas, seguros, estar en relación, o tener desarrollo profesional, los caminos para lograrlo sean tan diferentes?

Conocer qué es la motivación y verla a través de los temperamentos puede ayudarnos en esto.

Desde nuestro punto de vista, el recorrido de la motivación pide unos pasos previos, no es cuestión de encontrar o no la motivación, sino de construirnos y como resultado, encontrarnos motivados. La motivación pide una activación anterior de ese entramado humano del que hablaba al principio, para conectar quienes somos con nuestra utilidad y hacer un recorrido vital de ello. Otras veces hemos hablado de valores, de creencias… Y superpuestos, uno tras otro, van definiendo el acceso a la motivación y a la autorrealización que menciona Maslow en su ya conocida pirámide de la motivación. Vamos a ir despacio, sé que estoy abriendo muchos conceptos a la vez. Disculpa. Veamos el mecanismo:

Pienso, por ejemplo, en el funcionamiento del butano con el que cocina mi madre los fines de semana en una casita de campo. Hay todo un mecanismo necesario hasta que la sopa de cebolla o el guiso de bacalo llegan al plato de toda la familia.

En primer lugar, necesitamos la bombona de butano. ESTE ES EL VALOR. Sabemos que lo esencial para que pueda cocinarse cada uno de estos platos es que exista el activo. Y cuando no lo hay, os prometo, no hay ni sopa ni guiso. Necesitamos GAS.

Pero claro, podemos tener la bombona cerrada, o fallar en las tuberías y que se escape o, directamente, tener la llave del fuego sin abrir. ASÍ ES COMO FUNCIONAN LAS CREENCIAS. El valor necesita activarse a través de una creencia fortalecedora sobre él y canalizarse. DAR PASO a nuestro valor activo. ¿Cómo están las creencias sobre tu valor? ¿Conducen o estancan tu cualidad?

Genial, si hasta aquí la instalación es correcta, ¡entonces llegamos a los fogones! Éstos suponen la obra de ingeniería o estrategia para que el valor fluya y pueda convertirse en una llama permanente y regulada. ¡BIENVENIDA MOTIVACIÓN! Ella permite que, inteligentemente, nuestro valor canalizado por la creencia fortalecedora, se mantenga encendido y pueda ser utilizado de forma sostenida.

Entonces, ¿qué sería de todo esto sin una cazuela? Sin un plato que cocinar ni una intención de alimentarnos o reunirnos alrededor de una mesa… El sentido y el PARA QUÉ de cocinar permite que se vea la utilidad de todo lo anterior sumado, uno tras otro, en un plato final.

Por lo tanto, para hablar de una motivación consistente y que mire hacia el futuro necesitamos, primero activar nuestro valor con una creencia fortalecedora del mismo y, con ello, ajustar la visión con coherencia a eso que somos.

 

Temperamentos y motivación

Como sabes, en Instituto Hune utilizamos los Temperamentos para explicar los comportamientos e inquietudes diferentes de las personas.  Y es por eso que la motivación no puede ser la misma para todos y necesitamos conocerla, alinearla y respetarla. Vamos a descubrir qué mantiene la motivación de cada temperamento para, de esta manera, cuidar nuestra propia motivación y comprender los fogones que necesita cada persona que nos rodea.

  • Para una persona COLÉRICA, es importante que la acción, los resultados y el movimiento hacia fuera estén presentes. Son el temperamento idóneo para ser constantes, pero se activan con el reto y con los objetivos que precisan acción. Además, reconocerles el logro conseguido todavía les da más fuerza.
  • Para el temperamento SANGUÍNEO, las relaciones, el bienestar y la calidez son importantes. Por ello, su motivación va a depender del cuidado y la conexión que genere y reciba de su alrededor. Es fácil que cuando no sienta ese bienestar personal y estético en lo que hace su fuego se apague.
  • Las personas con una preferencia FLEMÁTICA apoyan su motivación en la enorme curiosidad hacia el aprendizaje y el conocimiento. Si eres o convives con una persona flemática, cuida el tiempo para el aprendizaje, para comprender las cosas y para investigar porque así, producirás creativamente nuevas ideas que pueden dar claridad y comprensión.
  • Y por último, el temperamento analítico por excelencia es el MELANCÓLICO. Su motivación fundamental es encontrar sentido a su alrededor y poder transformar lo que no funciona. Analiza las consecuencias de cada asunto y, entonces, incorpora nuevas soluciones, elimina lo que ya no sirve y cambia lo necesario.

Permitamos conectar con nuestra motivación principal y respetemos las motivaciones de las demás personas. Recordemos que si nos mantenemos motivados, significa que el valor de cada persona estará activo y es todo lo que necesita el mundo ahora. Valores vivos. Que mantengamos nuestra motivación haciendo visible nuestro valor en esta semana tan feliz y otoñal.

¡Feliz Lunes!

Paloma Mesonero-Romanos

 

 

 

Master de Comunicación no Verbal

Comienza el 28 de Septiembre. ¡Escríbenos!

 

Master de Inteligencia Emocional

Comienza el 5 de Octubre. ¡Escríbenos!

 

¡Estás invitado al Homenaje a Joaquina Fernández

Próximo Lunes 1 de Octubre. ¡Imprescindible reservar!

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.