¿Qué esperamos de la amistad?

“La amistad no tiene valor de supervivencia, sino más bien es una de las cosas que da valor a la supervivencia” Clive Staples Lewis

 

Nacemos solos, sobrevivimos solos, morimos solos. Hay caminos que son muy solitarios como el de “la propia vida”; esa experiencia interior que solo tiene uno mismo dentro de su piel. Pero también por nuestra evolución a seres sociales, entablamos relaciones con las que aligerar cargas, sumar alegrías y ver como relativa esta soledad interior.

 

¿Qué buscamos de la amistad? ¿Qué quiere decir este concepto? ¿Qué esperamos de ella?

Con las redes sociales, se cuentan en centenares los amigos; en aplicaciones móviles, por decenas los grupos, los chats abiertos, los comentarios inmediatos, las conexiones… ¿Es verdaderamente social? ¿Nutrimos o tapamos soledades?

Me atrevo a diseccionar la amistad, a dibujar para vosotros un punto de vista (y es solo uno de tantos).

En esto de las personas y nuestra relación con ellas, podemos entender que son o no nuestros amigos en función del motivo que encontremos para vincularnos y mantener el vínculo:

Están las amistades de actividades, las de personas o grupos que comparten un hobbie, una acción… Nos sabemos amigos porque compartimos un reto y nos ponemos, a la vez, en acción.

Las amistades de la emoción son las que, no compartiendo una actividad concreta en un sitio concreto, existe un vínculo afectivo y conversaciones personales que dan soporte, clima cálido y cariño en los momentos en los que necesitamos ese aporte de emoción…

También son interesantes las amistades de pensamiento. No es necesario hacer, tampoco siquiera tener una relación personal o conocer las respectivas vidas íntimas, pero sí la unión se produce con una conversación, compartiendo pensamientos y puntos de vista por el hecho de aprender con el otro…

Otra bella amistad es la que se une para crear algo mejor. Cuando un sentido común conduce a movilizarse juntos…

Como vemos, puede haber motivos diferentes y todas ellas, llamarlas amistad. Pero también, en estas clasificaciones, entran en conflicto lo que espera una parte de la otra y de dónde nacen las decepciones entre personas. ¿Por qué no soy amigo de tal o cual persona? ¿Qué espero yo para vincularme y qué espera el otro? ¿Coincide?

Conviene comprender desde el principio que, tal y como nos hayamos desarrollado cada uno desde pequeños, configuramos un interés vital concreto, una forma también particular de vincularnos a otras personas. Conociendo simplemente estas preferencias, fortaleceríamos y nos enriqueceríamos verdaderamente con otros y también entenderíamos los principales puntos de desencuentro y fragilidad con las personas. 

No tomaríamos como algo personal que la otra persona no responda a las expectativas propias, ni tampoco juzgaríamos por preferir hablar que bailar, o navegar en piragua en lugar de tener conversaciones telefónicas diarias… La belleza de los amigos es que acompañan y somos junto a ellos.

Es ser fiel, en toda nuestra capacidad con el otro, en:

  • Observar los valores y conocer qué quiere la otra persona: recordarle estos puntos vitales cuando lo necesita y que nuestras acciones le favorezcan en eso que quiere.
  • Tolerar la diversidad: el juicio, la creencia, las etiquetas, vienen cuando caemos en la comparación en lugar de en la suma. Una propuesta genial para esto, es sentir la amistad. Vivirla como experiencia y aprovechar el contacto, el disfrute, el apoyo emocional.
  • Motivar al otro o motivarse conjuntamente argumentando lo valioso que nos une. Mantener la visión de esa amistad, a dónde nos lleva. Cómo gana el futuro juntos, qué posibilidades tiene el horizonte.
  • Permitir que las relaciones siempre sean equitativas. La amistad no conoce de jerarquías, en lo personal nuestro ejercicio amistoso es acompañar a la otra persona en su propia vida, en su liderazgo. 

Si dejáramos a un lado el ego, las expectativas y las “razones” sería un mundo donde los valores se relacionarían, donde las diferencias sumarían, donde los caminos hacia el futuro fueran ricos… ¡Si nos conociéramos en nuestras diferencias y tuviéramos la confianza de mostrarnos como somos! Erradicaríamos la necesidad de gustar y ser aceptados. Seríamos auténticos.

Aprendamos a observar los puntos fuertes de cada uno, comuniquemos el nuestro y tendamos puentes en las diferencias. Seamos juntos.

Que esta semana tú seas el regalo de tus amistades.

Paloma Mesonero-Romanos

 

Próximas actividades, cursos y másters del Instituto Hune

Aplicación de la teoría de los temperamentos

Conoce cómo somos las personas y cuánto puede servirte para tus relaciones

Próximamente…

 

Hablar en público sin miedo

Encuentra tu confianza para relacionarte y comunicar quien eres, tu mensaje.

Próximamente…

 

Campamento y actividades de verano para jóvenes

Acompaña a tus hijos a que creen amistades auténticas. A que compartan sus fortalezas.

Próximamente…

 

Másters del Instituto Hune

Comunicación no Verbal, Inteligencia Emocional, Coaching…

Próximamente…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.