Decálogo para liarse con uno mismo: aprende a conocerte gracias a este artículo

“El inconsciente resuelve de forma excelente problemas complejos cuando la conciencia está ocupada con otra cuestión o, y quizá esto sea lo mejor, cuando no se le exige nada”. Phil Jackson

Parece curioso que todas las formaciones de empoderamiento ahora estén en boga. Que sorprenda por novedad encontrar lo mejor de nosotros mismos y disfrutar de ello. Pero sí, lo común es vivir tapándonos o peleándonos con nosotros mismos…

Nuestra parte inconsciente, ahí donde se han guardado las historias personales, lo que escuchamos de pequeños y ha conformado un filtro con el que ver el mundo, se convierte en tendencia vital mientras lo mantengamos escondido.

Voy despacio: vamos a verlo juntos…

 

El inconsciente es poderoso.

Es el trasfondo de un iceberg. Los objetivos y nuestros intentos de conseguir lo que queremos son la parte visible.

Sin embargo, la parte de nosotros que no vemos ocupa un mayor volumen y es la que mantiene la estabilidad frente al avance.

Funcionar como hacemos habitualmente, es hacerlo empujando la punta del iceberg. Sí, puede estar bien y nos funciona a menudo. Sin embargo, si tuviéramos algo más presente las formas de nuestro inconsciente y construyéramos puntos estratégicos para empujarlo desde abajo también, los resultados serían mucho mayores. Y explicaríamos así por qué aun probando mil y un cambios en nuestra vida, parece inalcanzable el movimiento.

¿Cómo, teniendo la intención puesta en un objetivo, podemos repetir las mismas acciones que nos propusimos no hacer, o si no, encontrarnos frente a las mismas situaciones que evitamos?

Suena ciertamente incomprensible… y desesperante también. ¿Qué red nos maneja por dentro y es capaz de dejarnos maniatados a pesar de nuestra voluntad?

 

Cuando somos niños, el inconsciente comienza a fraguarse.

Digamos que es como un mapa sobre nuestro mundo en el que vamos señalando la información sobre cómo funcionan las cosas. Ahora bien, cuando somos tan pequeños, no podemos establecer criterios, sino simplemente almacenar y repetir con paso seguro lo que hemos oído y visto hasta ahora

¿Por qué nos da tanto miedo mirarlo ahora? ¿Qué nos hace pensar que son solo historias de diván?

El inconsciente, queramos o no, nos maneja a ti y a mí. Y pensándolo bien, mejor aliarnos y conocer qué estructuras guarda dentro para darles luz y encontrar nuestros apoyos.

El temor de mirarlo, o de mirarse, está en que lo que vemos no siempre es a lo que aspiramos. Si eres mortal, como yo, preferirás ver solo lo presumible de ti y tratarás de meter bajo la alfombra aquella sombra que también proyectamos. Sin embargo, eso no es honesto para ti. Conocer el inconsciente es una labor de amor admirable, pues puedes verte, aceptarte y amar.

Puedes también hacer brillar tus mejores cualidades y estar atento a esas tendencias tramposas que cuando no quieres utilizar, puedas mantenerlas a raya.

La clave está en utilizar la luz y la sombra a nuestro favor y avanzar amándonos.

Vale, yo también estoy asustada, pero a la vez intrigada por ver qué guardamos dentro y cómo liberarlo para utilizarnos en todo nuestro tamaño. Venga, ¿lo miramos?

El inconsciente puede dejarse ver fácilmente de forma bastante original:

 

El cuerpo 

Nuestra forma de entender el mundo ha configurado nuestro cuerpo: Quienes entendieron que la propuesta de estar vivo depende de las acciones que hagamos y la emoción de miedo les llevó a sobrevivir, configuraron una estructura física sólida, fuerte, musculada.

Donde se muestra la fuerza y los objetivos cumplidos. Los que entendimos que en el mundo lo importante era sentirse querido y conectar con los demás, configuramos formas suaves en nuestro cuerpo, nos recubrimos de grasa para hacer visible nuestra sensibilidad y decidimos tener expresiones agradables con todo aquel con el que nos encontráramos. Y otros, que decidieron abstraerse en sus pensamientos y que encontraron el fundamento de la vida comprendiéndolo y creando ideas sobre él, crearon un cuerpo largo, de cabeza y nariz prominente con musculatura poca, pues pensar pedía más cerebro que músculo….

El cuerpo nos dice quiénes somos y nos evidencia. Y hoy, os invito a que sea para evidenciar lo mejor de nosotros y reconocer lo “peor” en aras de hacerlo consciente y saber moldearlo.

 

El juego y las técnicas proyectivas

Otra forma de iluminar este sótano desconocido es jugando. Cuando una persona no necesita razonar, sino que se le pide dibujar, escribir, bailar, dejarse llevar… el inconsciente cobra vida y muestra también qué red interior sujeta su día a día. Puede entenderse con el barro, las ceras de colores, la escritura… y su análisis conduce a ver el mensaje que quiere revelar y cuáles son los principales apoyos de la persona. Se conoce mucho de uno mismo cuando nos permitimos abandonar un rato lo que se espera y expresar lo que somos. Nos vemos fuera de los uniformes y esto… esto es revelar el inconsciente.

El inconsciente, queramos o no, nos maneja a ti y a mí. Y pensándolo bien, mejor aliarnos y conocer qué estructuras guarda dentro para darles luz y encontrar nuestros apoyos.

Te propongo 10 puntos para acercarnos juntos a entender y dar luz:

  1. Tu inconsciente guarda la llave de la felicidad. Y ya está en ti. Contigo
  2. Si encuentras tu sombra, entonces puedes desdramatizarla
  3. Reírse de lo que vemos de nosotros nos da el poder de perderle el miedo
  4. Aceptarse y no taparse te salva de dolores físicos y emocionales ¿Te duele algo?¿Qué intentas esconder?
  5. El juego, la pintura y la expresión artística liberan mensajes inconscientes con información muy útil para tus soluciones.
  6. Si quieres ganar confianza, pisa fuerte y no balancees tus piernas por un momento.
  7. Si algo te inquieta, te preocupa o tienes algún conflicto, entonces estate atento a algún mensaje que la vida quiera darte en forma de metáfora… (¡hay mil de estos y es tu inconsciente quién les da el significado!)
  8. Haz lo que más disfrutas haciendo… ¿tiene que ver con superación? ¿con personas? ¿Con aprendizaje? ¡Sabrás mucho de ti distinguiéndolo!
  9. Tu máxima cualidad se esconde en el punto común de todos los éxitos de tu vida.
  10. Pon luz sobre quien tú eres para ser libre… y feliz.

Que este Lunes de Mayo nos de conciencia y luz, además de esperanza e ilusión por querernos un poquito más al conocernos. ¡Feliz semana!

 

Paloma Mesonero-Romanos

 

 

Nueva edición, Coaching del Inconsciente

¡Desvela tu inconsciente y aprende jugando a desvelarlo con otros!

OFERTA: ¡120 euros!

19 de Mayo

info y reservas>

¡Abrimos nuevo grupo de lectura PIENSA EN TI!

Actividad gratuita. Miércoles 18:30.

16 Mayo – 11 julio

info y reservas>

 

Masterclass Comunicación no verbal

¿Quieres aprender lo que dice de ti tu cuerpo?

Te invitamos el 29 de Mayo a las 19:30

Reserva aquí tu plaza>

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.