“La tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas e inteligentes, y si les das herramientas, harán cosas maravillosas con ellas” 
STEVE JOBS 
La tecnología avanza con nosotros y nos hace avanzar. Es un proceso bidireccional sobre el que prestar atención. Un giro en uno de ellos afecta directamente al otro: un avance inconsciente en la tecnología conducirá a las personas hacia una inconsciencia mayor, y una humanidad escasa de valores, hará de la tecnología una herramienta de poderes ególatras.
 
Tenemos la fortuna de vivir en una época en la que muchos procesos mecánicos se han automatizado, y esto nos da posibilidades de avanzar en otros campos. La era digital agiliza la evolución humana. Sin embargo, estamos en un delicado momento para sentar las bases del futuro tecnológico que ya se hace presente cada día.
 
El equilibrio no está en ralentizar este avance, aunque una desconexión puntual puede ser muy saludable. La rapidez y agilidad con la que nos conectan las nuevas tecnologías únicamente piden conciencia en el proceso, que la humanidad no se automatice con ella. ¡Que sigan viniendo las facilidades en los procesos! Pero que nuestras cualidades, que nuestro espíritu siga consciente. Prestemos atención a todo lo que, día a día, se transforma en nuestra mentalidad.
Trabajando el otro día en equipo, y tras un error mío tecleando el ordenador, me di cuenta de la facilidad con la que ideas como “deshacer”, “eliminar” o, simplemente, cerrar ventana nos salvan de sus consecuencias. Dejamos de prestar atención porque siempre podemos deshacer errores; tomamos miles de fotografías porque siempre se pueden borrar las que sobran; nos impacientamos y exigimos explicaciones cuando la respuesta no es inmediata porque ahora tenemos control sobre la situación e incluso el lugar en la que está la otra persona; nos escudamos detrás de un email para no compartir a la cara las dificultades que nos inquietan por dentro; u ocupamos el tiempo en redes sociales para así no sentir nuestra soledad como puerta abierta para conocernos y convivir con nosotros mismos.
 

¿Te suena familiar algo de esto? Estos avances son buenos, son positivos. El reto aparece cuando necesitamos integrar nuestras cualidades humanas para mantener las riendas de nuestra vida y de nuestro mapa interior. La conexión nos diluye en una nube digital llena de información, sin embargo, las personas seguimos siendo seres vivientes, sintientes y pensantes que convivimos en un mundo de cualidades y valores necesitando ser expresados.
 
¿Cuál es tu cualidad? ¿Cómo utilizas la tecnología para ponerla al servicio del mundo? ¿Cómo cuidas quién tú eres a través de todos los avances digitales? ¿En qué forma mantienes tu criterio mientras un mundo de estímulos y rapidez te rodea constantemente?

 
“El espíritu humano debe prevalecer sobre la tecnología” 
ALBERT EINSTEIN
Como veis, y en un intento personal de encontrar este mismo equilibrio en mí, nos invito a que cuidemos los valores nuestros y de las personas en las redes sociales, en la inmediatez de lo digital, en el respeto humano por encima de cualquier “like”. Utilicemos la era digital para conectar, cuidar y compartir información que construya un mundo mejor.

Felicísima semana para cada uno.
 

¡Master de Coaching con Design Thinking!

Este fin de semana comienza la nueva edición del Máster de Coaching
 
7 fines de semana intensivos 

Precio: 4.500 euros

OFERTA Edición 2017-2018: 3.900 euros.

Consulta plazas disponibles: formacion@institutohune.com
 

Más información
Comunicación Aplicada Exprés
 9 – 15 Octubre
750 euros
Más información
Master en Inteligencia Emocional
27 de Octubre – 23 Junio
3.000 euros
Más información
Libro de Joaquina Fernández
PIENSA EN TI
2ª Edición agotada
Consigue el tuyo
Compartir
Tweet
Reenviar

Copyright © 2017 Instituto Hune, All rights reserved.