“El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado” William James

Cada uno de nosotros necesita sentirse importante

Hay algo en común entre todos nosotros, distinto a otras especies, que es el deseo de ser importante. Desde que nacemos, hasta que nos morimos, anhelamos que los demás reconozcan que somos válidos, buenos. Queremos sentir que tenemos un lugar en el mundo, que lo que hacemos tiene valor, que somos amados por lo que somos.

Nos gusta que nos llamen por nuestro nombre, que nos sonrían, sentir el afecto a través de las caricias y de las palabras, recibir gratitud por lo que hacemos, el reconocimiento honesto y ser escuchados. 

Podemos decir que esto no es así, que no necesitamos más que el reconocimiento interno; hasta que nos encontramos de frente con la crítica, el rechazo o el abandono. 

El dolor viene siempre del mismo lugar: no ser suficientes para alguien. Ese alguien puede venir de la infancia, nuestra pareja o superior. Ese alguien puede ser un espejismo, no tener nombre, sin embargo sentirlo real cada día.

Reconocer que todos necesitamos sentirnos importantes, es el primer paso para hacer las paces con el mundo.  

La manera en la que satisfacemos querer ser importantes, habla de quiénes somos 

Todos necesitamos sentirnos importantes, pero no todos necesitamos lo mismo para ello. Conocer lo que cada persona hace para ser vista como alguien importante, nos permite saber cuál es su personalidad. Esto es clave para saber relacionarnos.

Según la teoría de Maslow , las personas tenemos las mismas cinco necesidades pero llegamos a cada una de ellas de manera escalonada. Esto quiere decir que satisfacemos unas necesidades, las primeras son las físicas (alimento, sueño, control de la temperatura, etc.) para ir accediendo a otras superiores, como las de último nivel que son las de autorrealización.

El nivel que ocupa cada persona en la pirámide de Autorrealización de Maslow depende de varios factores, entre ellos su personalidad.

Según Joaquina Fernández, hay personas que se sentirán realizadas si tienen poder en lo material, otras que se sentirán importantes si tienen influencia en lo emocional y otras si pueden generar grandes ideas o movilizar personas.

Aspirar a ser mejor

En la búsqueda de sentirnos importantes, también queremos distinguirnos de los demás ya sea con un buen puesto de trabajo, cuidando la imagen personal o con un coche caro. El deseo de ser reconocidos y amados puede llevarnos a la búsqueda de una sana autorrealización o por el contrario; a cambiar nuestra naturaleza para conseguir la aprobación de otros, criticar y/o actuar en contra de los demás.

Ser importantes a costa de que los demás sean menos importantes.

La crítica hacia los demás provoca grandes beneficios como el sentirnos por encima de otros, buscar complicidad con las personas que nos rodean, compensar la injusticia que podemos experimentar de aquellos a los que criticamos, provocamos, etc.

Sin embargo, la crítica no suele ofrecernos lo que buscamos. No nos hace ni mejores ni más importantes. Tampoco nos hace ganar discusiones ni tener más amigos.

Encontrar lo bueno que tiene el otro

Hay una manera inmediata para abandonar la crítica y sentirnos importantes: reconocer los valores que hay en los demás.

Si todos necesitamos sentirnos importantes; la crítica, la queja, la soberbia, no ayudarán a que nuestras relaciones mejoren. Lo que nos encontraremos ante la crítica es distancia. Tampoco nos sentiremos mejor, aunque a corto plazo parezca que sí. Creemos que con la crítica arreglamos las cosas. Sin embargo, ¿de qué manera?, ¿cambia algo?, ¿se produce alguna mejora?

Encontrar lo bueno que tiene el otro, en cambio sí nos acerca a lo más humano que hay en nosotros: sentirnos grandes.

Si somos capaces de ver algo que nos aproxima a otro y no juzgamos, sentimos conexión y simpatía inmediata por la otra persona. El cambio es absoluto.

Ser importantes requiere ver en nosotros grandeza. Podemos ser grandes si estamos libres de queja y crítica. Imagina lo que esto puede suponer en tu vida…

Te deseamos un feliz inicio de semana, entrar de manera dulce en la rutina y que este año te alimentes de bonitas metas.

 

¿Quieres conectar con lo importante? 

Ciclo de masterclass gratuitas

Reserva el próximo jueves:

17 de enero de 19:00 a 20:30

                       

Gratuito a cambio de un producto infantil para donar a la Fundación Madrina

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.