Culpabilidad y Perdón

¿Cómo podemos superar la culpabilidad?

“El hombre puede soportar las desgracias que son accidentes y llegan de fuera. Pero sufrir por las propias culpas, esa es la pesadilla de la vida”. Oscar Wilde

 

Imagino que muchos de los que estamos alrededor de estas palabras que hoy comparto hemos rozado, de alguna manera, la culpabilidad. O, incluso, nos hemos visto inundados de ella en algún momento.

¿Qué hacer con la culpa? ¿Para qué puede servir esto que nos hace sentir así y que permanece espesando nuestro presente?

 

El Perdón -preciosa palabra que Joaquina nos invitaba a ver una y otra vez- supone encontrar utilidad a las situaciones dolorosas y llevarnos hacia adelante. Transformar un dolor interno en un ejercicio de liderazgo y avance vital.

 

Culpabilidad y Perdón, dos partes de la cadena que necesitamos transitar para encontrar lo mejor de nosotros mismos y de lo que nos rodea.

 

Para mirar la culpabilidad, puede ayudarnos la perspectiva de Bert Hellinger [pedagogo, filósofo y teólogo], padre de las constelaciones familiares. Entiende que cada uno de los contextos en los que vivimos son “sistemas” y que cada factor, y cada uno de nosotros, afectamos en el funcionamiento del sistema en el que estamos.

 

Por lo tanto su mirada de inocencia y culpabilidad significan lo siguiente:

Inocencia: sientes que perteneces al sistema gracias a tus comportamientos.

Culpabilidad: sientes que no perteneces al sistema por tus comportamientos.

Con este esquema, podemos prescindir de la idea de culpabilidad moral. Pues, seguramente, tus experiencias con la culpabilidad poco tienen que ver con delitos o moralidad, sino con la sensación de herir a otra persona o haber traspasado límites acordados o que se esperaban de ti de alguna manera.

Sin embargo, Hellinger también entiende que una vida madura es aquella que puede sumar oportunidades de culpabilidad, pues suponen avance y progreso en los límites de uno mismo.

Podemos vivir una vida de inocencia y equilibrio mientras mantengamos las relaciones tal como están, mientras no hagamos fuerza en alguna dirección inesperada sobre alguno de nuestros contextos. Entonces, estaríamos ganando el beneficio de la relación y del status quo en ello.

En otras ocasiones, podemos encontrarnos con el reto desajustando el equilibrio establecido:

 

El sentimiento de culpabilidad no es otra cosa que estar en el límite de traspasar algo para ir hacia otro equilibrio.

 

Ojalá entendamos que la vida son los pasos, uno tras otro, de encontrar nuevos apoyos e ir hacia delante. Ojalá podamos comprobar que la culpabilidad solo nos deja en el pasado mientras no la utilicemos como reto para mejorar contextos y madurar en las relaciones. Ojalá, juntos, hagamos de la culpabilidad el perdón cuidando nuestro entorno, y del un límite, la aventura por desarrollarnos.

 

¿Qué necesidad tienes ahora delante? ¿Para qué cambio estás preparado y necesitas adecuar el contexto? ¿Dónde está tu siguiente paso para equilibrarte?

 

 

¿Cómo superar la culpabilidad?

Conociéndote a ti mismo, tomando decisiones, cuidando la relación y los procesos, liderando el propio proceso de cambio… Entonces, podrás evaluar qué sistemas quedaron obsoletos y de qué manera re-establecer relaciones con las personas de tu entorno y valorar el reto del cambio como la oportunidad de evolucionar y estar vivos, sin quedarnos desactualizados ni parados.

Que tengamos una feliz semana de pertenecer a contextos nuevos.

Paloma Mesonero-Romanos

 

 

Nuestra agenda de cursos y talleres puede interesarte…

Coaching del Inconsciente

Próximamente

 

Ciclo de Talleres de biografía personal

Próximamente

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.