“Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer y hacer, y principalmente vivir”. Dalai Lama

Como ya hemos comentado en posts anteriores, los cuatro temperamentos de la personalidad están dentro de nosotros y solicitan de nuestro cuidado. Atender sus necesidades a diario es clave para evitar estar a la defensiva, incómodo, malhumorado, indeciso o ansioso. En definitiva, es escuchar a cada uno de ellos y darles lo que necesitan, para que no sientan la carencia, estén reactivos y vivan en constante reclamo, saboteando tu felicidad.

Así pues, un día cualquiera de tu vida, y según investigaciones de Joaquina Fernández (fundadora del Instituto Hune), el temperamento colérico va a necesitar que respondas a QUÉ quieres lograr ese día. Este aspecto nos indica la relación directa con el cerebro reptiliano, el cual necesita concreción. A poder ser, antes de las 10:00 de la mañana, márcate unos objetivos claros y alcanzables que permitan enfocar tus acciones. 

Por su parte, el temperamento sanguíneo requiere de experimentar emociones positivas, a través de relaciones sanas con las personas, y dedicando un tiempo para el disfrute con aquellas cosas que le hacen sentir bienestar. Forma parte de esos “mimos” que este temperamento agradece especialmente. En cuanto al temperamento flemático, la lectura, el aprender algo nuevo, escuchar a personas conocedoras, referentes y maestras o tener conversaciones interesantes, permiten que este temperamento alimente su curiosidad y motivación por aprender encontrando una razón de ser. Por eso es necesario que se dedique tiempo en el día para estos cometidos, pues de lo contrario la desidia, la desmotivación o la pereza, están compradas. Finalmente, el temperamento melancólico requiere que al finalizar el día (antes de dormir) te tomes un tiempo de análisis, en silencio y a solas, donde darte cuenta de lo que has descubierto de ti mismo, de las cosas que has aprendido que te sirven y de las que desechas para siempre porque ya no te son útiles. 

Sacarle partido a tu personalidad de forma integral es la propuesta que te hacemos. Lo somos todo, sólo es cuestión de atreverse a mirarlo y amarlo. Quizá deba ser nuestro entrenamiento diario más importante para ser verdaderamente prósperos.

Rebeca Rueda

Coach ACC y experta en comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.