¿Cómo resolver conflictos?

¿Cómo resolver conflictos? Los puentes de la verdad. Artículo del Instituto Hune

“El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo, sino el progreso”. J.A. René Joubert

 

 No hace falta una introducción genérica para este tema, más bien puede ser bastante personalista. Imagina una discusión que hayas tenido, un desencuentro, un conflicto entre ti y algo externo o entre dos partes de tu ser que se dividen y te hacen sufrir sobre ¿cuál de ellas será la correcta? O ¿cuál tendrá más razón?

A partir de dos intereses diferentes nuestra mente tiene que emplear recursos, estrategias y atajos típicos del pensamiento para resolverlo. Es lo que hacemos con nuestra propia identidad, necesitamos un EGO para ser ÚNICOS y distinguirnos de todas las posibilidades que hay. Por lo tanto, nuestro interior siempre nos va a empujar interesadamente hacia una elección final. ¿Reconoces que algunos de tus conflictos vienen por intentar resolver esta cuestión?

Nos ocurre con –casi- todo. Afirmar que queremos todas las opciones para ser libres, en realidad es un engaño bastante común. No queremos tantas opciones precisamente para evitar la presión de decidir. La libertad está en saber qué es lo que uno quiere y caminar en esa oportunidad, no en todas.

La madurez nos pide que la certeza la creamos nosotros con nuestros objetivos.

¿Cómo decidirnos por uno o por otro? ¿Cómo lidiar con los objetivos y certezas de otros cuando no están sintonizados con los nuestros?

Aquí están los puentes.

Las diferencias y la intolerancia campan a sus anchas cuando entramos en el mundo perceptivo y en las interpretaciones personales sobre qué es mejor o es peor. Cuando comparamos lo que yo soy y lo que es el otro o valoro una opción u otra en lugar de unirlas. En lugar de observarlas valiosas y genuinas.

Necesitamos volver a observar con la mayor objetividad posible para comprender que todo puede sumar si se encuentra el valor de cada aportación.

Soy partidaria, como decía Hipócrates, de que en el equilibrio de lo interno y lo externo está la experiencia del amor. Así que en cualquier disputa, me gusta mirar el enojo o las divisiones humanas como desequilibrios de esa gestión personal y no como una cuestión conflictiva en sí. ¿Qué puede ser conflictivo? Somos las personas quienes introducimos nuestras creencias y “condimentamos” las situaciones. Y también, quienes podemos tender los puentes para así, diseñar estrategias y caminos enlazados.

Lo primero para tender un puente es descubrir dónde está el río. ¿Qué tema es? Pero no para sumergirnos en él y ahogarnos, sino para descubrir las dos orillas que lo abrazan. En algún lugar, en lo profundo de ese río, esas orillas se tocan.

Una vez identificado el río -y vamos río a río, por favor-, vamos a analizar el terreno de cada orilla. ¿Sobre qué valores asiento los primeros cimientos de mi puente? ¿Conocéis algún ingeniero que haya empezado a construir desde el centro del río hacia los extremos? ¿O lo que funciona es ir apoyando desde las orillas para terminar uniéndolas?

¡Bien! Comencemos a construir desde las orillas, desde lo sólido que aporta cada uno y cavemos un poquito para verlo. Construyamos juntos desde el principio, mirándonos uno a otro para comprobar que en algún momento estaremos tan cerca que podremos cerrar el recorrido con nuestras manos juntas.

La comunicación en esto es vital. Habrá orillas demasiado alejadas para poder mirarse, y sin embargo, necesitan ser escuchadas para que el otro pueda poner imágenes a ese terreno propio que no alcanzamos a ver…

Esto quiere decir que, siempre podemos rescatar el valor si lo identificamos, si lo nombramos, si le damos el espacio.

Ojalá encontremos equilibrio y unamos opciones reconociendo que no somos el río aunque nos cubra hasta el cuello…

Que creemos puentes desde los valores, la relación positiva con las dos partes, con la mirada al futuro de lo que, por fin, podrá conducirse sobre él.

 

Que cada uno de nosotros, podamos unir nuestros mundos.

Que tal y como en HuNe nos comprometemos a hacer, uniendo las humanidades y los negocios, cualquier dilema interno se resuelva para ti en una genial construcción de quién eres y de las opciones que quieres para tu felicidad.

 

Paloma Mesonero-Romanos

 

Próximos cursos y actividades en el Instituto Hune:

 

Comunicar sin miedo

Encuentra tu confianza para relacionarte y comunicar quien eres, tu mensaje.

Próximamente

 

Ciclo de talleres de biografía personal

¿Quieres saber qué retos hay que superar de 21 a 49 años?

¿Estás en entre estas edades y quieres comprender tus bloqueos y cómo sanarlos?

Próximamente…

 

Campamento y actividades de verano para jóvenes

Acompaña a tus hijos a que creen amistades auténticas. A que compartan sus fortalezas.

Próximamente…

 

Próximos Másters

Comunicación no verbal, Inteligencia Emocional, Coaching…

Próximamente…

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.