Hoy os compartimos un bello post de Joaquina Fernández. Una oportunidad para reflexionar y ver los grandes brillos de nuestros niños y adolescentes. 
 
 
“Esta es una historia que me contaron hace tiempo:
 
En un día muy caluroso de un mes de agosto, durante la celebración de las fiestas populares de mi ciudad, un niño de 12 años entró en una heladería y se sentó en una mesa. Miró a su alrededor con serenidad y tomó en su mano la carta de los helados. Cuando ya hubo decidido lo que deseaba, llamó a la camarera y le preguntó: «¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?». «50 céntimos», respondió la mujer un tanto sorprendida por la independencia del niño. Éste sacó de su bolsillo unas cuantas monedas, que contó detenidamente. «¿Cuánto cuesta un helado solo?», volvió a preguntar. La dependiente empezó a impacientarse. Habían entrado al establecimiento varias personas que buscaban sitio. Malhumorada, le contestó: «35 céntimos». El niño volvió a contar las monedas, y dijo a la camarera: «Quiero el helado solo». La mujer le trajo el helado y dejó el ticket con el importe encima de la mesa.
 
Cuando terminó el helado, el niño abonó su consumición en la caja y se fue. Tras haber atendido a otros clientes, la camarera volvió para preparar la mesa que había dejado el niño. Se encontró con que allí, colocadas ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco céntimos: su propina. La muchacha tragó saliva.
 
Ejercicio:
 
  • Recuerda algún momento en el que hayas juzgado negativamente a algún niño o joven de tu entorno.
  • Haz memoria de instantes en los que te haya sorprendido gratamente la generosidad de algún menor.
  • Ve a tus recuerdos de la infancia y disfruta de los pensamientos de grandeza que tenías sobre el mundo, los pobres…
  • Piensa las veces que has salido a pedir para cambiar alguna injusticia y la fuerza que ponías en ello.
  • Anota las profesiones orientadas a ayudar a los demás que querías hacer cuando eras pequeño (o un poco más mayor).
  • Escucha a los más jóvenes de la familia, y anímales a que tengan una mirada positiva sobre el mundo.
  • ¿Qué debemos hacer para que nuestra sensibilidad social y nuestra generosidad permanezca en el tiempo? ¿Qué cambio debemos realizar los adultos para que esto sea posible?

 

Hoy me gustaría que pusiéramos la atención en cuidar nuestras palabras ante los menores para que todo lo que escuchen de nosotros sea positivo y aprendan a respetar a los que les dirigen y enseñan. Y es que eso sólo será posible si en nosotros ven el mismo respeto y consideración”.
 
 
 
Joaquina Fernández
 
Siguiendo esta mirada inevitablemente prometedora de la adolescencia y de la infancia, compartimos un nuevo proyecto en Instituto Hune: ¡Campamento para jóvenes! 
 
 
 
Para que les acompañemos creciendo en confianza, en experiencias, en comunicación, en amistad, en regulación emocional, en autenticidad, en creatividad… en colaboración.
 
 
 
 
Campamento urbano [12 – 16 años] de 9:00 a 15:00h
25 de Junio – 6 Julio
 
 
¿Quieres descargar el programa y ver toda la información? Pincha aquí>
 
 
 
 
¿Quieres venir a conocer el programa completo, su desarrollo y en qué puede serviros en vuestra familia? 
 
 
 
Te invitamos a la presentación del Campamento el próximo Viernes 1 de Junio a las 19:00h
 
 
 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.