“Más allá de este lugar de cólera y lágrimas donde yace el Horror de la Sombra, la amenaza de los años me encuentra, y me encontrará, sin miedo… No importa cuán estrecho sea el portal, cuan cargada de castigos la sentencia, soy el amo de mi destino: soy el capitán de mi alma”. W. E. Henley: Invictus

Invictus es una palabra en latín que significa invencible, y que da título a un breve poema escrito por el poeta inglés William Ernest Henley en 1875. Poner de manifiesto por aquel entonces lo que tan necesario es hoy, nos recuerda una vez más que el ser humano ya conoce quién es y a dónde puede llegar. Sólo ha de reconocerlo en sí mismo, recordar que los recursos los tiene dentro y tomar la decisión de capitanear su vida siendo artífice de su propio destino.

Recordarse pasa por preguntarse y, sobre todo, por estar dispuesto a escucharse y descubrir lo que se contiene dentro. Nuestra querida Joaquina Fernández, en su libro “Piensa en ti” (p. 34) nos hace una inspiradora afirmación: “Conocerse es una mirada interna penetrante y propositiva que procurará el conocimiento interior necesario para cumplir las metas propias. El recorrido hacia el cambio al que la persona aspira, sólo se puede hacer desde la gestión de aquello que conoce de sí mismo y de una autodeterminación clara”. 

Se trata de conversar con arte, de escucharse y de preguntarse a través de un amigo o de un hermano, o a través de una persona que acabas de conocer; porque en realidad formamos parte el uno del otro si tuvimos la oportunidad de encontramos. Lo importante en este caso es que juntos, como compañeros de camino, podemos hacer madurar ese fruto que lucha por despertar y salir al mundo. 

Sócrates ya convirtió la conversación en un diálogo a través de preguntas con el propósito de descubrir la verdad. Es por eso que en esta andadura, el coaching es una poderosa herramienta de trabajo. Hoy continúa vigente con extraordinarios resultados, y es considerado como un proceso creativo y reflexivo entre iguales que genera absoluto respeto, abre consciencia, y aporta una visión lúcida del proceso para llegar al logro esperado. Te permite despojarte de capas, liberarte de cargas, potenciar el tesoro que hay dentro y desarrollar competencias, para llevarte, sin lugar a dudas, a un mejor lugar en relación a tu sueño.

“Invictus” también da título a la última película de Clint Eastwood, que no solo va de ganar un partido de rugby y mostrarse campeón, sino que el verdadero centro de la película es la enorme capacidad de liderazgo que, Nelson Mandela, muestra en todo lo que dice y lleva a cabo. Tener como motor unos sólidos valores, que le sustentan y en los que cree con fuerza, le llevan mucho más allá. Mandela tiene una visión, y una misión que trasciende a su propia persona.

El coaching te permite pensar y actuar, poniendo intención en la acción, y proporciona una congruencia comunicativa que genera confiabilidad y credibilidad en la persona para con su vida tanto personal como profesional. Aprovechemos la oportunidad, en estos momentos más que nunca, de hacer frente al miedo, haciendo crecer la confianza en nosotros y siendo el verdadero “amo de mi destino y capitán de mi alma”.

Rebeca Rueda

Coach y experta en comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.