“El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”. 

Alain

Todas las personas tenemos miedo. La primera cosa que tenemos que plantearnos es que el miedo paraliza físicamente, no mentalmente. Esto quiere decir que nos quedamos tremendamente sometidos a una situación donde lo que pasa en el exterior y lo que pasa en el interior no son capaces de relacionarse.

El miedo que vamos a tratar en este artículo es el miedo atávico. Este está escondido y hemos superpuesto sobre él cantidad de experiencias que pensamos que son las que nos dan miedo. No existe ninguna relación entre el miedo que estamos diciendo que sentimos y el miedo real. El miedo real es un miedo que se ha establecido en nuestro interior en una etapa de 0 a 7 años. Se trata de algo que hemos vivido, que nos ha conmocionado profundamente y que sabemos qué es. Y para no reconocer que ese miedo viene producido por experiencias que consideramos excesivamente potentes para odiar, rechazar o encontrarnos limitados porque no tiene solución o no lo podemos resolver en ese momento, lo que hacemos es empezar a poner capas sobre otros miedos que siempre están vinculados a la furia, la ira, la cólera, la limitación y la impotencia. Ese es el miedo, cuando empezamos a encontrarnos en un grado de inquietud muy alto. 

La primera cosa importante es que se produce intranquilidad. En el momento en el que entramos en la intranquilidad se producen dos situaciones: Si la intranquilidad nos agrada, lo que provoca inmediatamente es una agradable excitación. ¿Cómo se nota? Agitación, un nudo en la garganta, mucha impaciencia y un deseo de que las cosas sean de otra manera. Tenemos una dificultad de manejar la situación. Si aparece la ansiedad, la ansiedad por causas no conocidas, se convierte en angustia. ¿Qué es importante? La angustia tiene mucho que ver con una situación totalmente desbocada de nuestro cuerpo, pero la ansiedad por causas conocidas es el miedo. 

Si la persona no quiere descubrir o no quiere ver su miedo, ya sea porque se siente impotente ante él o le asusta tanto esa situación, lo que hace es que el miedo lo coloca en un lugar desconocido y entonces empieza a vivir con angustia, hasta el punto del pánico. Empieza a sentir ese estado desagradable, que es un estado de alerta que genera la angustia y no se confronta con el miedo. Ha convertido un miedo con lo que podría vencerlo, en una angustia imposible de resolver. El mecanismo del miedo es la impotencia, pensar que “no puedo resolver este miedo”. ¿Por qué? Porque en ese momento no tenía la fuerza suficiente para hacerlo. Lo que es importante es que sepamos que la angustia, que hemos colocado en el lado de lo desconocido, está guardando bajo cinco llaves la verdadera realidad del miedo. 

Si analizamos la película Batman Begins, ¿qué podemos observar? Una situación de miedo extremo, un cambio de personalidad, un impulso a buscar una solución y, lo más importante, darse cuenta que donde está la solución, no está quedarse. Y ahí puede estar la trampa de tu solución. Jamás donde está la solución puedes hacer algo que va contra ti. 

En relación al miedo ancestral, no hay nadie valiente. Siempre tienes tú la fórmula para superar el miedo. El nivel de tu miedo es igual a tu capacidad de superarlo. Ahora bien, en la medida en que te has sumergido, por ejemplo, totalmente en la tristeza por la culpa, con tristeza entras en depresión y es más difícil vencer tus miedos. En el momento en el que has entrado en un proceso donde piensas que no hay solución, es difícil que tomes las riendas. Lo que sucede es que el miedo es una energía que esconde la valentía para el proceso de crecer. Todas las emociones negativas están hacia abajo y cuando superas el miedo, empiezan a salir todas las emociones positivas, por ejemplo, la confianza, la valentía, la felicidad y caminas totalmente por la seguridad. 

 

Joaquina Fernández 

Cine Taller sobre el Miedo (2011) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.