“El camino del héroe necesita un profundo autoconocimiento, liberar la inestabilidad emocional y comprender que la automotivación debe trascender los intereses personales”. Joaquina Fernández

Cuando trabajamos con personas, lo primero que necesitamos saber es si están en el camino del desarrollo de sus competencias o si están bloqueadas. 

Joaquina Fernández afirmaba que el autoconocimiento es desde donde las personas pueden acceder al lugar en el que quieren estar. Conocerse a sí mismo implica mirar hacia aquello que funciona (el héroe), pero también tener presente lo que nos debilita (el antihéroe) para superarlo. 

Los arquetipos nos sirven como símbolos universales con los que nos podemos identificar. El primer modelo es el Héroe. Alguien que sale de un lugar de confort para ir a la lucha.

El Héroe es alguien que camina y que lucha. Con esto también decimos que el Héroe puede estar caminando a favor de sí mismo o en contra de sí mismo.

El héroe va pasando por procesos en los que debe comprobar cómo funciona a nivel físico, emocional, estratégico, y sale al mundo para vivir y hacer su camino. Esto mismo se produce de manera natural en el desarrollo del cerebro del niño de 0 a 12 años, y de manera intencionada cuando somos adultos.

En el niño, si tiene algún tipo de dificultad en su desarrollo psicomotriz y no se hace independiente porque ha sido excesivamente protegido o no se le ha reconocido su capacidad para hacer las cosas, vivirá limitaciones cuando necesite ser autónomo. Si esto es así, de adulto podrá sentir falta de confianza en los aspectos prácticos relacionados con la supervivencia o con su autonomía para vivir solo, viajar sin compañía, tomar decisiones en las que no pueda obtener el respaldo de nadie, etc.

Sin embargo, el niño no necesita realizar un camino de búsqueda. Será más adelante, cuando el propio camino plantee los retos y tengamos que tomar una decisión

Joaquina Fernández establecía que es a partir de los  12 años, cuando en el niño surge la primera llamada de libertad, de separación con la familia para encontrar a sus amigos. Aquí empieza el héroe, y desde esta edad hasta los 24 años se vivirán las 5 fases de los arquetipos.

En estos 12 años, el joven experimenta pequeñas crisis que se repiten cíclicamente en el transcurso de la vida adulta. Los siguientes doce años, de 24 a 36 años plantearán las mismas cuestiones -aunque con otra forma- que determinarán si el héroe ha entendido la “lucha”.

De los 36 a 48 la vida nos pedirá “cuentas“. El héroe necesita vivir en su propósito para trascender a aquel niño de su infancia.

Los bloqueos que podemos experimentar en nuestra vida seguramente tendrán que ver con un arquetipo determinado. El héroe nos pide evolucionar y hacer un camino distinto al acostumbrado. Un camino de búsqueda. El encuentro con cada arquetipo, permite reconocer el desarrollo y el bloqueo: 

El huérfano

El huérfano es el primer héroe que surge. El huérfano se siente perdido en el desierto. Solo, carente, con la necesidad de sobrevivir por sus propios medios. El huérfano siente miedo y cree que nadie le va a proporcionar lo que necesita. El huérfano representa la primera etapa de nuestra vida en la que tuvimos que aprender a ser independientes.

El aprendizaje de este Antihéroe es ser Autosuficiente, para ello necesita tener objetivos claros y alcanzarlos. Cuando el huérfano tiene confianza en sí mismo avanza hacia el Vagabundo.

El vagabundo

El Vagabundo ya no necesita a los demás para sobrevivir y busca disfrutar de las cosas. En ese disfrutar de las cosas necesita a otros viajeros. Quiere tener amigos, establecer relaciones en las que pueda gustar, quiere sentirse aceptado pero no soporta las normas, las reglas de los demás y buscará por todos los medios salirse con la suya.

La vida es una aventura en la que los padres, jefes, e incluso parejas son opresores.

El Vagabundo necesita encontrar su identidad. Lo más importante para que surja el héroe es que empiece a ser obediente consigo mismo. Cumplir las normas, aceptar la autoridad del otro, entender cuál es la realidad e integrarla en vez de ver las responsabilidades como una carga.

Una vez que el Vagabundo se hace cargo de sí mismo avanza hacia el Mártir.

El Mártir

El Mártir entiende que debe comprometerse con sus responsabilidades, pero las vive como grandes sacrificios. Ha cambiado el placer por la realidad en la que están los desfavorecidos, aquellos que le necesitan y por los que se sacrificará. Tiene un sentimiento de ser alguien importante y de haber venido para salvar al mundo de la incongruencia, la corrupción y la maldad.

Pero ser una víctima y a la vez un salvador le destruye. El mártir debe superar su necesidad de reconocimiento por sus sacrificios, aprender a dar y aprender a pedir, necesita eliminar la queja y vivir la realidad desde la transformación y no el sufrimiento.

El Guerrero

Es el que entendemos que es el héroe, aunque el guerrero para ser héroe debe entender antes cuál es su lucha.

Su falta de conciencia sobre su lucha le lleva a discutir, a querer imponerse, a no medir sus fuerzas, a estar en continua batalla en la que no hay una visión, una estrategia ni un reconocimiento auténtico de los valores.

Para llegar a este arquetipo es necesario saber exactamente qué se quiere. Cuál es el objetivo, cuáles son los ideales, cuál es la estrategia y el propósito. El guerrero es inagotable desde sus ideales y es capaz de autoliderar su lucha para ser ejemplo para los demás.

El Mago

El mago es el que nos pide que nos desapeguemos del conocimiento, de la experiencia que creemos que es válida para todo el mundo para poder acompañar a otros a que inicien su propia búsqueda.

 

El camino nos propone, nos hace de espejo, nos frena o nos impulsa. El camino nos hace elegir y buscar un nuevo lugar desde el que actuar. El reconocimiento de lo que somos nos permite fluir en nuestros proyectos, parejas, propósitos.

El héroe acepta que en la vida lo importante es tener claro hacia dónde ir. Gran parte de lo que necesita lo proporcionará el camino. 

 

Noelia Estévez

Psicóloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.