El beneficio de la duda

“Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas”. René Descartes

Dudar

Pocas veces vemos a la duda como aliada. Entendemos que todo lo que no nos lleva directos a una meta clara nos entorpece. Sin embargo, la duda es la oportunidad de descubrir nuestras necesidades más ocultas. Esas que están debajo de lo que mostramos y que hacen maleables nuestros resultados.

Muchas de las situaciones que vives y que buscas cambiar, en realidad, tienen una utilidad para ti. Si rescatamos el ¿PARA QUÉ? al que tanto nos despertaba Joaquina y lo utilizamos como lupa para observar las situaciones que tenemos delante, encontramos que nuestra repetición en el mismo error y nuestra limitación en un área en concreto, se mantienen porque hay un mecanismo interno que pide su atención. Miremos este ejemplo: Imaginad a un opositor inteligente, voluntarioso, que “canta los temas” a la perfección con sus preparadores y que, cuando llega al examen y tiene la ocasión de demostrar lo que SÍ sabe, enmudece.

Podemos pensar que lo que hay claramente es un conflicto en su comunicación. Sin embargo, si miramos a ésta como el canal de conexión de nuestro interior con lo externo, más nos conviene revisar qué es eso interno que provoca el bloqueo. Mirando y mirando, el opositor descubrió que aprobar el examen, por mucho que su cabeza le decía que era su meta, descuidaba dos necesidades importantes de él mismo. [¡La comunicación sin miedo nos permite conocernos en esta profundidad!] Y por lo tanto, todo su sistema refleja su duda interior cada vez que se presenta a un examen y, sobre todo, cuando tiene que decidir si retomar el estudio para la siguiente convocatoria.

 

¿Hay alguna situación en la que una y otra vez no encuentras los resultados que buscas? ¿Has pensado que necesidades internas se relajan cuando vuelves a cometer el mismo error o no consigues lo que buscas? Hace falta hacer un ejercicio de honestidad importante con uno mismo.

 

En el caso del opositor, podríamos diseñar un sueño nuevo y deducir que el puesto de funcionario no es para él. Sin embargo, sería más productivo aprovechar este reto personal en su comunicación para conocerse un poco más. Para rescatar esas necesidades suyas que le mantienen en el suspenso.  Si las cuidamos y conseguimos esas ventajas que busca inconscientemente, ya se dispone a activar todo sus sistema capaz e inteligente en dirección a conseguirlo. Ahora sí, con su necesidad asegurada.

Nosotros también podemos hacerlo así:

  1. Observar la situación
  2. Qué ventaja obtengo de no conseguir el resultado (las ventajas pueden ser: algo bueno que consigo, algo malo que deja de estar, algo que se mantiene y que quiero)
  3. Cubrir esa ventaja de una forma consciente y saludable
  4. Reactivar mis cualidades y mi meta

Cada uno de nuestros bloqueos está creado por nosotros mismos. No somos limitados, simplemente somos necesitados. Y nuestro sistema nos lleva al “conflicto” para que podamos atendernos. Cuando Joaquina preguntaba si éramos felices, y nosotros dudábamos en la respuesta, la invitación que teníamos delante era la de descubrir el beneficio de no serlo. Quizá porque así, tocábamos de cerca la necesidad y la sumábamos a toda nuestra capacidad de conseguir lo que queremos.

Os deseo un lunes feliz. Deseo que conozcamos cada no nuestras necesidades para cubrirlas y darnos al mundo sumando.

 

Paloma Mesonero-Romanos

 

 

 

¡ÚLTIMAS PLAZAS!

Master de Inteligencia Emocional

Comienza el viernes 5 de Octubre. ¡Escríbenos!

 

Curso para Comunicar en público Sin Miedo

2 y 3 de Noviembre

 

¿Vienes al homenaje de Joaquina Fernández esta tarde?

19:00h InterContinental Madrid. ¡Imprescindible reservar!

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.