¿Qué es la autoridad? ¿?Cómo la entienden los niños? Resolvamos estas preguntas...

¿Qué es la autoridad?

Entramos a explorar un concepto necesario pero algo temido. La autoridad, lejos de esa imagen de mandatario que pueda rondar nuestras cabezas, es una figura necesaria para nuestros hijos y alumnos. Los niños, y con más fuerza los jóvenes adolescentes, necesitan una figura sólida a la que volver cuando vienen las dudas. Necesitan el eje sobre el que pivotar en la etapa en la que todo son pruebas para entender lo que sucede. Necesitan seguridad mientras exploran su mundo cercano o diverso y esta se consigue, primero, observando.

De 0 a 12 años, el cerebro del niño empieza a hacer sus conexiones neuronales aprendiendo de un entorno sobre el que poco a poco podrá actuar, disfrutar, idear sobre cómo convertirlo en algo mejor y encontrar su sentido de estar aquí. Ser feliz en él.

Si tomamos el significado de la RAE, Autoridad es Prestigio o Crédito que se reconoce a una persona por su calidad y competencia. Es legítimo.

Entrando en el cerebro de un niño, toda su capacidad para conocer lo que ocurre a su alrededor pasa por mirarlo a través de sus padres en los primeros años de vida y en ellos busca encontrar la estabilidad. Para encontrarla, la va a probar. Va a probar los límites, su capacidad, la seguridad del contexto en el que está. Responder de forma continua y con principios a sus retos es la tarea fundamental aquí para concederle una visión clara del camino. Por ello, marcar límites y preservar la idea del orden son vitales en el desarrollo seguro del pequeño. Convertirnos en el lugar donde recuesta sus inquietudes y comprende el mundo.

La autoridad en esto tiene más que ver con un concepto personal. No se trata de una imagen que damos hacia fuera o de unas normas estrictas, sino de una solidez y complexión internas que de forma natural posicionan al resto del sistema de una forma saludable. Que nos mantienen en nuestros principios educativos y dan soporte al pequeño. La autoridad es un concepto pleno, no tiene polos. No hay contrarios.

 

La autoridad es la confianza interior viva y una visión del recorrido definida que se mantiene.

Si no hubiera confianza, entonces esa figura pasa a representarse con Autoritarismo o con Sumisión. Que no son más que un intento por ajustar la confianza interna en relación con el entorno.

El Autoritarismo asegura su posición interna sometiendo a quien tiene cerca para encontrar evidencias de su poder, y la sumisión, al contrario, evita hacer uso de su poder debilitándose en la crítica por la dureza de lo que le rodea. El resultado de cualquiera de ellas quita paz y no guía a los pequeños.Estamos en una época educativa llena de oportunidades. Tenemos la visión del pasado, que en muchos casos representa figuras autoritaristas y ante esta tesitura puede ocurrir:

  1. que repitamos ese patrón autoritarista sin la conciencia educativa que caminamos desde Laboratorio Educativo
  2. que nos volvamos permisivos para restaurar esa tensión de sometimiento que pudo vivirse

Sin embargo, la Autoridad saludable ahora es más importante que nunca. Necesita autoconocimiento, principios claros, constancia en ellos y límites que conduzcan a las generaciones nacientes hacia una sociedad de valores y conciencia.

La confianza en ti y la visión clara de hacia dónde quieres educar se hacen imprescindibles para sostener la autoridad. Para que sientas seguridad en tus decisiones al educar. Te invitamos a que conectes con el poder que hay dentro de ti y que necesita ser visto por los jóvenes que tienes cerca. Desde ese brillo que hay en ti perpetuamos un mundo mejor en el que cada niño y adolescente descanse en su papel de hijo o alumno…

Esperamos verte en el próximo taller de Laboratorio Educativo sobre el APEGO. 

Feliz miércoles posicionado y lleno de confianza.

Paloma Mesonero-Romanos

 

También te puede interesar:

2 respuestas a “¿Cómo entiende un niño la autoridad?”

  1. Eva dice:

    Muchísimas gracias por este artículo tan importante en estos momentos tan vitales para mi hijo Adrián de 16 años para 17 en noviembre de este año y para el menor, de 14 añitos, recién cumplidos. Confusión, cruzada con padres y hermanos, no hay límites ni autoridad para él, él es su propio límite y su propia autoridad que además trata de imponer a los demás..curioso no?, no acepta algunos límites y cierta autoridad que creo que es sana, quizás me equivoque, sin embargo, no ve cómo impone la suya…seguro que yo a su edad, a los 16 añitos tuve mis arrebatos, seguro…pero nos separan 33 años y aunque, los padres de hoy, parecemos más jóvenes de la edad biológica que tenemos en el D.N.I, la información y las herramientas que poseen hoy NUESTROS PRECIOSOS JÓVENES, no las teníamos nosotros y la autoridad de nuestros padres, sus abuelos, era muy diferente, no mejor..sino diferente..

    Maravillosa la aclaración tan consciente entre la Autoridad Sana y el Autoritarismo…es que hay muchos matices y muchos no lo ven y siguen encerrados/as en que esa especie de Autoridad suya propia es la que hay que aplicar, esa “mano dura”…sin pararse a hacer la correspondiente reflexión sobre cómo incide esa “Autoridad suya propia” sobre el niñ@/adolescente y que reciben los padres a cambio de sus hijos:rechazo, agresividad..una sonrisa..indiferencia..insultos..

    Os sigo leyendo y me parece un ESPACIO DE EDUCACIÓN CONSCIENTE muy bonito, de mucho aprendizaje y aplicable para TOD@S!!!

    Un besazo y un abrazo para todo vuestro equipazo.
    GRACIAS
    Eva

    • Noelia Estévez dice:

      Muchísimas gracias por tu comentario Eva! Tu familia está viviendo un momento de cambio inevitable por la llegada de la adolescencia de tus dos hijos. La rebeldía es lo que permite al adolescente separarse de sus padres, y a la vez a los padres aceptar que su pequeño se está haciendo mayor y necesita encontrar su camino en solitario. Ellos tienen tanto en sí mismos, por lo que les ofrecemos, lo rápido que aprenden y la época en la que vivimos, que como bien dices tienen poderosas herramientas. Es importante que confiemos en ellos, y aprendamos a liderar nuestra autoridad. Este tema puede ser de los tres más importantes en la educación, y el más complicado de asimilar, verdad? Eva nos enriquece tu comentario, nos hace reafirmarnos en que la educación consciente, como bien dices, es el camino. Un fuerte abrazo y un beso para ti y tu familia de todo el equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.