“Llegarás a mi cuando me convierta en lo que busco de ti”. Anónimo

 

Si la autoestima es la base de nuestra competencia, ¿por qué algunas veces parece que la perdemos cuando estamos en pareja?

La autoestima define la autovaloración que hacemos de nosotros y la defensa de ella frente a otros. El juicio que hagamos de nosotros determinará en gran medida la manera en la que actuamos y nos mostramos frente a los desafíos en el trabajo, con los amigos, dentro de la familia, con la pareja.

La autoestima es esencial para el bienestar psicológico y es clave para afrontar los problemas en la vida.

La autoestima se compone de dos ingredientes básicos:

  • Autoeficacia: Confianza en nuestra capacidad de hacer, aprender, pensar, decidir, etc.
  • Autorrespeto: Confianza en el derecho que tenemos de ser felices. Confianza en la sensación de merecimiento en el amor, trabajo, amistades…

Cuanto más alta es nuestra autoestima, más abiertos y sinceros somos porque creemos que lo que pensamos es valioso. No hay miedo a que en ocasiones no se aprueben nuestras ideas porque entendemos que son algo distinto a la identidad.

Las personas con autoestima alta, por ello, no temen poner límites y mostrar su autoridad. No se esconden ni tienen miedo de exponer libremente quiénes son.

Las personas con baja autoestima sienten una necesidad de aprobación que les hace dependientes de los otros para sentirse reconocidos.

Normalmente, asociamos que aquello que obtenemos a través del trabajo o a través de la pareja está vinculado con la autoestima. Si tengo pareja, o si mi pareja me admira, o soy una persona que despierta el deseo en los demás; entonces me sentiré más feliz y más reconocido/a.

¿Cuál es el problema de esto? Si mi valoración depende del otro, sufriré enormemente cuando no tenga pareja, cuando me sienta rechazado, cuando me sienta solo/a.

Esto no quiere decir que la pareja no sea importante en mi bienestar – nos construimos en relación a los demás – pero no depende de ella la valoración sobre mí.

¿Qué ocurre cuando en pareja no me siento valorado/a?

La autoestima no se construye en función de lo que los otros nos dicen o nos dan; reside en lo que sentimos y pensamos sobre nosotros.

La autoaceptación es el primer paso para entender que sin ello la autoestima es imposible. Esto significa comprender quiénes somos sin juicio. Sin irrealidades ni culpas.

La falta de autoaceptación nos lleva a buscar que los demás aprueben lo que hacemos, en vez de tener una mirada más real hacia quiénes somos.

No querer mirar hacia los errores, las zonas oscuras, lo que no funciona, hace que muchas veces pidamos al otro que las ignore y que nos complazca con el halago.

Nos enfadamos si esto no es así. Nos cuesta enormemente vernos en el espejo del otro.

Por otra parte, compensamos la balanza eludiendo desarrollar la responsabilidad hacia nuestro potencial y “compramos” los objetivos de la pareja. Somos capaces de funcionar desde lo que entendemos que la otra persona nos pide, directa o indirectamente, en vez de manera autónoma desde lo que somos.

La pregunta importante es ¿para qué evitas funcionar desde tu potencial cuando estás en pareja? ¿para qué evitas ser independiente, mostrar tu valentía, inteligencia, fuerza, tenacidad, etc.? 

Muchas veces nos unimos al otro para buscar compensar cualidades que no detectamos en nosotros, como puede ser alguna de las anteriores. Reconocemos cuando nos enamoramos qué es lo mejor que tiene el otro. Esa cualidad se reconoce tan fácilmente porque la llevamos dentro.

Cuando en pareja damos de lado lo que nos lleva a la autoeficacia y al autorrespeto, que seguramente sí lo desarrollamos en otras áreas de la vida, perdemos de lado lo que nos hace ser más valorados. 

Permanecer en nuestros valores, en nuestro potencial, trabajar día a día nuestra autoestima nos hace ser personas en pareja infinitamente más felices. Sumas al otro lo que busca, complementas fuerzas, eres amado/a por lo que eres.

¿Cómo vives tú autoestima en las relaciones en pareja? ¡esperamos tus comentarios!

Noelia Estévez

Psicóloga

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.