Los que nos han amado nos modelan una y otra vez; y, aunque el amor puede morir, para bien o para mal somos, a pesar de todo, la obra de ellos

François Mauriac

 

 La relación que tenemos con nosotros mismos y con los demás, está relacionado con el amor que recibimos en la infancia de nuestros progenitores. John Bowlby, psicólogo británico, estudió de qué manera le afectaban a los niños -huérfanos y/o hospitalizados- después de la Segunda Guerra Mundial el cuidado afectivo que recibían.

Él y su colega John Robertson grabaron la visita que recibió una niña de dos años de sus padres al hospital en el que estaba ingresada. Cuando ellos estaban junto a ella, se mostraba alegre y jugaba; cuando ellos se iban pasaba a estar triste y decaída.

Sus conclusiones cambiaron las normas para las visitas en los hospitales y han influido, de manera lenta pero progresiva e imparable, sobre cómo  los profesionales debemos atender el vínculo entre los padres y sus hijos . Hoy, por ejemplo, es una práctica en casi todos los hospitales públicos de nuestro país hacer “piel con piel” con el recién nacido inmediatamente tras el parto. La visión de Bowlby, rechazada en su época, ha sido determinante para la psicología, la manera de entender el afecto como parte de la supervivencia del ser humano.

El  tipo de vínculo de apego establecido de niño impacta en la vida adulta  y está relacionado con la capacidad de autorregulación emocional, autoestima, relaciones sociales y de pareja, seguridad y toma de decisiones…

El buen amor recibido determina la manera en la que nos relacionamos de adultos, la pareja que elegimos y la forma en la que educaremos a nuestros hijos. Por otra parte, es la guía interna para afrontar las situaciones dolorosas y de pérdida que inevitablemente viviremos a lo largo de nuestro ciclo vital.

Qué es el apego infantil

 El apego es la vinculación emocional que se establece entre el bebé con su cuidador principal , normalmente la madre.

El apego se relaciona directamente con la supervivencia y es un cimiento básico para el desarrollo de la identidad y la seguridad emocional que nos permite explorar el entorno y generar representaciones de mi yo en el mundo.

En la relación que se establece  debe haber un entendimiento sobre las necesidades del niño y cómo responden a estas los padres . Los movimientos que se establecen en este vínculo, como si fuera una danza, entretejen la relación de tal forma que dura en el niño -y posterior adulto- toda la vida.

El niño emitirá una serie de señales que necesita que el adulto interprete adecuadamente. Tal vez llora, balbucea, patalea, gime o ríe en búsqueda de una respuesta que sea afín a su necesidad.

Cuando el adulto entiende lo que el niño necesita y responde de manera acorde, éste se calma, se siente satisfecho y puede continuar experimentando otras sensaciones nuevas. Sin embargo,  cuando el adulto desatiende las señales del niño, las ignora o malinterpreta provoca en el niño tal insatisfacción que su sistema emocional se altera y buscará nuevas formas de ser atendido  ya sea haciendo más intensa sus señales o apagándolas si no tiene expectativas de obtener una respuesta.

Esto es tan importante como la capacidad de separarse y explorar el mundo a solas. Cuando el niño aprende a regular la proximidad de la distancia de sus progenitores, y éstos desarrollan su autonomía, es cuando podemos hablar de que la conducta de apego se ha establecido.

La química del amor

 El apego tiene una función biológica-evolutiva para garantizar la supervivencia de la especie  que sin los mecanismos neurobiológicos que se producen durante la gestación y parto del bebé sería imposible su establecimiento.

Este proceso es muy parecido al que vivimos cuando nos enamoramos, en el que se producen ajustes hormonales, neuroquímicos y de neurotransmisión que ayudan a establecer la conducta de apego. La oxitocina y prolactina, por ejemplo, están vinculados a la lactancia, la calma y el bienestar del bebé.

También intervendrán los opiáceos endógenos que regularán a la madre midiendo las separaciones con el bebé, la atención ante el llanto, y en definitiva el apego.  La madre sentirá una especie de “adicción” que la mantendrá enfocada en el cuidado y el afecto hacia su hijo , sobre otras áreas de su vida . Cualquier desajuste que se de en este sistema inteligente podría suponer en el niño altos niveles de cortisol en sangre (sustancia relacionada con la respuesta al estrés).

Una vez que la biología ha cumplido su función, la manera en la que se relacionan los padres con sus hijos hará el resto y determinará el tipo de apego que desarrollarán.

El apego es la fuente de la autoestima y regulación emocional

La autoestima procede de sentirse seguro y reconocido tal como uno es. Un estudio longitudinal con 500 niños de primaria de la Universidad de Amsterdam en 2015, afirma que aquellos niños que decían que sus padres les decían que les querían mantuvieron su autoestima alta seis meses después del estudio; frente a aquellos que escuchaban de sus padres que eran especiales.

 La autoestima procede de sentirse aceptado, no sobrevalorado . La fuente es el apego seguro que es la base de la confianza para desarrollar la propia autovaloración.

Cuando el apego es seguro el niño:

  • Es más feliz con sus padres
  • Siente menos rabia hacia sus padres
  • Se lleva mejor con sus amigos
  • Tiene amistades más fuertes y estables
  • Tienen una autoestima más alta
  • Tienen mejores relaciones con sus hermanos
  • Confía en que les sucederán cosas buenas
  • Son amables con las personas de su entorno

El significado psicológico y trascendental del apego

 El apego nos muestra el deseo de amar y ser amados como eje de la vida ; nos habla de que somos seres que necesitamos a otros para sobrevivir y para desarrollar nuestra identidad única.

El amor, en el que nos vinculamos y permitimos al otro su espacio de desarrollo y experimentación, trasciende los primeros años de vida para ser un pilar en todo el ciclo vital.  A través de la relación con nuestros primeros cuidadores, buscamos la experiencia íntima de lo que somos en otras relaciones posteriores  con los primeros amigos íntimos, parejas, y posteriormente hijos pero también nietos.

El apego es la fuente primaria de nuestros instinto de relación pero también de trascendencia en el que la herencia, la psicología, del objetivo de la vida y el significado del mundo se unen.

 

Noelia Estévez

Psicóloga , terapeuta familiar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.