“Solo la mano que borra puede escribir lo verdadero” 
PROVERBIO ZEN 
Si la vida se trata de llenarse de abalorios en un mundo donde los éxitos y la felicidad vienen de todo lo material, de lo externo… entonces sí, vamos por el buen camino. Sin embargo, cuando la vida da un giro o no caben más cosas en el armario y dentro se siente un vacío siempre pendiente de llenar uno se queda desubicado.
 
Muchos habéis escrito preciosos posts y cartas a Joaquina. Reflejos reales y todavía vivos de la huella que ha dejado en vuestras vidas. Hoy me gustaría rescatar, además del recuerdo, el futuro de una vida sin ella.
Con ella y con su sabiduría Zen, muchos aprendimos que es necesario ir con nuestra taza vacía para aprender, ahora entiendo su ejercicio de poda con todos nosotros. Ella rompió los esquemas para librar la batalla interior con nuestro ego, para desarmarnos y hacer el ejercicio inevitable de encontrarnos con nuestra realidad. Por eso el vacío, el silencio y el espacio que deja holgura entre una cosa y otra permiten el movimiento, el ajuste y la estabilidad. Ella lo sabía, tenía que vaciarnos de nuestros vicios. Rescatar nuestra propia verdad rompiendo las cadenas que aparentemente nos dan seguridad y que nos sujetan a nosotros mismos pero que, sin embargo, son nuestros límites a conocer el mundo como ella lo conocía. (Quizá tú no conocías a Joaquina, pero seguro que hay un resorte en tu vida que vuelve a traerte la conciencia de que desde fuera nunca llegas a completarte. Léeme desde ahí).
 
En cualquier caso, es donde queda espacio donde es posible la fluidez. Las idas, la muerte, lo perdido y lo que se escapa entre los dedos siempre es mirado con anhelo. Vivimos el vértigo de SER sin lo externo que llenaba todo nuestro espacio. Es ahora cuando podemos observar ese espacio y diseñar lo que queremos con sentido, con utilidad. Sin cortos plazos que siguen confundiendo pero abasteciéndonos un día y otro.
Tomando el espacio como posibilidad ya no sería cuestión de juzgar si el vaso está medio lleno o medio vacío. Eso son percepciones que incluso siendo optimista, nos hacen seguir mirando el conflicto. Sin embargo, ver un vaso por llenar está en nuestra mano y es nuestra realidad. La única que nos permite avanzar.
 

Por eso, en cualquier situación, podemos trascender la mirada evaluadora y acometer las soluciones. ¿Qué mejor estrategia para mirar hacia adelante, para respirar nuevo aire y mantener las ganas de vivir que preguntarnos: “¿De qué llenaría yo este vaso…?”?
 
Cuando dejamos de mirarnos como carentes, es cuando la vida brilla más. Si realmente de un vaso se tratara, podemos llenarlo del mismo sabor, probar otro nuevo, hacer mezclas o volver a beber, vaciarlo del todo… Diseñar toda una gama de posibilidades y de pruebas para las que hemos venido a vivir. Esa es la creatividad que Jon y Joaquina siempre han compartido con nosotros.
 
¿De qué sabor quieres llenar tu vaso? Para descifrarlo, es importante que gires tu mirada hacia todo lo posible.
 
Medio vaso por llenar… ¡Qué bonito regalo para ser tú! Pienso que la vida, cuando te vacía de lo previsto, te invita a que elijas con ella.
 
También en Hune, junto a vosotros, decidimos llenar un vaso con la esperanza y la ilusión de ofrecéroslo y continuar compartiendo.
Seguimos cerca para llenar juntos.

 
 

¡Seguimos en marcha!

Próxima edición de Coaching del Inconsciente Próximo sábado 23 de Septiembre 10:00 a 19:00

Precio: 200 euros

OFERTA: 150 euros haciendo la inscripción hoy.

Inscríbete: formacion@institutohune.com
 

Más información y plazas
Master de Coaching con Design Thinking
 29 de Sept – 17 Diciembre
Master Intensivo
Más información
Master en Inteligencia Emocional
27 de Octubre – 23 Junio
2017 – 2018
Más información
Libro de Joaquina Fernández
PIENSA EN TI
2ª Edición agotada
Consigue el tuyo
Compartir
Tweet
Reenviar

Copyright © 2017 Instituto Hune, All rights reserved.

Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list