“Siempre hemos sentido lo mismo, solo que lo vemos desde un punto de vista diferente” 
BOB DYLAN
Si observamos con perspectiva todos los conflictos y dificultades que atraviesa la humanidad hoy, no podemos decir que sea porque haya personas mejores y peores, tampoco porque al mundo le falten cualidades, ni creo que sea porque haya un vacío de amor en las personas. Lo que -quizás- nos separa y tensiona, es la dificultad para comprender puntos de vista que no sean los propios y convivir con ellos.

Partimos de una base muy saludable que es la confianza personal y la construcción del criterio propio, perfecto. Pero no debemos confundir esta individualidad para aprovechar nuestra independencia, con la realidad que necesita el mundo cuando sales más allá de las cuatro paredes de tu habitación. No importa si eres una persona sociable o si tus intereses son más introspectivos, nuestros grandes gozos y soluciones pasan por conseguirlos junto a personas y depender, en gran medida, de ellas.

En esta etapa de followers y haters; de fans masivos y de divisiones políticas; de radicalismos religiosos y de las mismas discusiones caseras, entender que todo se trata de puntos de vista es la clave. Lo que provoca la diferencia no es la naturaleza de la persona – aunque le acusemos-, de hecho, ésta la compartimos. Es la riqueza de ideas que tenemos cada uno, la que malinterpretamos para que nos separe. Ahora bien, ¿provocaría menos dolor quitar las cualidades negativas que ponemos sobre las personas y partir de la base de que expresa un punto de vista?
 

La intolerancia actual nace por desconocimiento, y porque tenemos, en general, poca disposición a adquirirlo. O porque vamos con la suficiente prisa  para no tener en cuenta a la persona de nuestro lado, salvo cuando nos favorece. Hay una naturaleza intrínseca en todos, y esta es de bienestar y amor.
Nadie busca estar enfadado hoy, ni tampoco rechazar a las personas. Menos aún ser dañino con alguien… Sea cual sea el punto de vista de la persona que tienes delante, lo más probable es que tenga unas necesidades e inquietudes similares a las tuyas… Nuestra tarea no es resolver la diferencia, ni siquiera entender el punto de vista contrapuesto, pero sí construir partiendo de la base de que la otra persona tiene un pensamiento diferente, pero una esencia similar. Lo que de nosotros depende es comprobar cómo cuidar su interior humano.
Sí, creo que nuestro error en las discusiones es que tratamos de salvar las diferencias, por eso nos gustan más unas personas que otras; o por eso las simpatías son selectivas. ¿Qué tal si hoy probamos juntos a amar esas diferencias? A detectarnos en ese rechazo automático y probar a mirar desde otros ojos la vida, o si no la vida, al menos este momento. Adolecemos de problemas mundiales que se nos escapan de las manos, y sin embargo, en lo más sencillo y cotidiano seguimos manteniendo nuestra propia guerra, avivamos nuestros propios fuegos y edificamos fronteras en la crítica.

Propongo, muy suavemente y entendiendo que quizá tu lectura es diferente a lo que yo pretendo al escribir, que hoy observes a las personas con tolerancia. Y ésta se practica conscientemente.

Porque la paz no viene por restar lo diferente  y conectar lo común, sino reconociendo que lo diferente tiene una raíz común

Que vivamos una semana de armonía y escucha. De silencio y conexión.
¡Feliz Lunes!
 

Este fin de semana:
Seminario con Joaquina Fernández

El Perdón
7, 8 y 9 de Julio

¡Construye tu YO liberado!

190 euros

Reserva aquí tu plaza
Presentación Experto en Coaching con Design Thinking
Jueves 11 de Julio
19:00 – 20:00
Más información
¿Conoces los Masters de Joaquina Fernández?
Inscripciones abiertas
2017 – 2018

 
Más información
Primer Libro de Joaquina Fernández
PIENSA EN TI
1ª Edición agotada

 
Consigue el tuyo
Compartir
Tweet
Reenviar

Copyright © 2017 Instituto Hune, All rights reserved.