Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen.
HENRY FORD
Muchos tenemos la certeza de que pensamos constantemente, de que nuestra cabeza divaga de aquí para allá con ideas y siempre está ocupada. Pero eso, técnicamente, no es pensar. Pensar, según nuestro diccionario, es examinar mentalmente algo con atención para formar un juicio. ¿Cuánto de juicio y atención hay en los pensamientos que nos acompañan? ¿Cómo es, en cambio, de automático e inconcluso?

Cuando ocupamos nuestra cabeza con un discurso interno o con ideas que no terminan de elaborarse, no pensamos, sino que enredamos. Dar el paso hacia el pensamiento estratégico despeja la mente, te ayuda a encontrar motivación y potencia toda tu inteligencia. Para eso es necesario entrenar al cerebro y darle herramientas que pongan algo de orden en todo esto.

Cuando nos implicamos en un pensamiento diseñado conseguimos ser concretos, y esto nos da fuerza, seguridad y definición. Es fácil comprobar la diferencia de nuestros pensamientos cuando nos instalamos en la duda, o cuando somos resolutivos y directos al decidir.

El Design Thinking (pensamiento de diseño) nació como metodología para cubrir todo este recorrido. Propone utilizar herramientas para hacer operativas tus ideas.

Pon tu propio ejemplo. Elige un tema del que lleves pendiente los últimos días y del que quieras nuevas soluciones. ¿Lo tienes?

1. Lo primero de todo es comprender. Entender y aceptar que para ti esto requiere atención, quizá para otras personas no, pero para ti se ha convertido en una un reto a superar. Escribe, conversa o toma el tiempo de analizar tus propias creencias y valoraciones que te han llevado hasta aquí, y acepta que es parte de tu camino. Precisamente, de donde arrancas ahora. Puede servirte la siguiente fórmula para entender por qué sucede y cómo propones que sea en un futuro:

2. Para ganar claridad en cualquier asunto es importante reconocer cuál es realmente el tema principal que ocupa la cabeza, y sobre todo, comprenderlo con todos sus factores. Después de este primer paso en el que planteas la situación, ahora toca ser concreto, darle un nombre y escribir qué áreas tiene, qué relaciones hay, qué lo causa y qué consecuencias tiene. Ten una vista aérea lo más completa posible sobre el pensamiento en cuestión.

3. A continuación propón todas las ideas posibles que solucionen o mejoren la situación que buscas transformar. Pon todas las que se te ocurran, sin filtros ni valoraciones. Es el momento de hacer una lluvia de ideas, no de analizarlas. ¡Pon más de las que se te ocurran en los primeros minutos! Las mentes innovadoras no se quedan con la primera solución, la desechan para crear nuevas. Escribe todas las que aparezcan por tu cabeza, o pide ayuda para recoger nuevas perspectivas. Dedícale tiempo a esta parte, no tengas prisa.

4. Una vez planteadas todas, haz el filtro: puede ser por facilidad – dificultad, inmediatez – medio plazo, sin recursos externos – con recursos externos. Utiliza post- its, dibujos, recortes, role plays, toma modelos. Debes acercarte lo más posible a la estrategia de solución a través de una experiencia sencilla. ¡Ah! ¡Y diseña esta solución brevemente, como un boceto, nada más!
 

5. Por último, prueba. El gran freno que encontramos al implicarnos en cualquier proceso de avance personal es que planteamos las soluciones, conocemos las causas y buscamos las consecuencias… pero no probamos. No testamos la solución ni la hacemos práctica. Es inviable un cambio, si no lo materializas como prueba. ¡Adelante entonces con ello!
Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.
CONFUCIO
Como ves, pensar, diseñar y solucionar no es seguir dándole vueltas a lo que te inquieta, sino ordenadamente hacer el recorrido. El Design Thinking, además de ayudarte en esta tarea tan cotidiana, es útil en cualquier planteamiento de innovación, diseño, cambio, solución, liderazgo. Esperamos que pronto podamos mostrarte lo que hay más allá de estos básicos tips. Hasta entonces, deseamos que tengas una estupenda semana.

Volveremos a saludarte el Lunes que viene en De Nuestro Archivo Secreto #23: Razones para seguir cantando

Próximos Cursos

Conferencia GRATUITA Libertad Financiera
Joaquina Fernández 
Martes 31 de Enero
20:00 h

Inscribirme

Trascendencia
Joaquina Fernández
Lunes 27 de febrero
19:00 h

Inscribirme

¡NUEVA EDICIÓN!
Coaching & Design Thinking

5 de mayo al 9 de julio
 

Inscribirme

Copyright © 2017 Instituto Hune, All rights reserved.