El pobre ve el dinero como un mal. El rico, lo ve como un bien.
Joaquina Fernández
Algunos ingeniosos se dedicaron por un tiempo a representar los pensamientos como en parcelas del cerebro. Había una de tareas por hacer, trabajo, sexo, familia… Y otros que, directamente, presentaban dos dibujos del cerebro femenino y del masculino con sus respectivos compartimentos. Y es cierto que tenemos mayor o menor peso en ciertos pensamientos diarios, pero deberían representarse como ramificaciones de neuronas que van ganando fuerza. Por eso, tantas veces, cuanto más pensamos en algo, más fuerte y frecuente se hace ese pensamiento en nuestra cabeza y resulta difícil sustituir.

Ya podemos entender por qué nos bloqueamos cuando algo nos preocupa, o cómo conseguimos exponenciales avances cuando algo marcha bien. Nuestro cerebro también aprovecha las inercias y es esclavo de las costumbres y de la inconsciencia.

Las ideas sobre el dinero son, posiblemente, uno de los pensamientos que tenemos a diario en la cabeza. Miramos los precios, planeamos los gastos y controlamos cuando llegan los ingresos. ¿Podrías identificar cada una de las reacciones que tienes ante estas tres situaciones?

Ha estado de moda por un tiempo decir que el dinero no debe preocuparnos, que no da la felicidad o que es el resultado de un capitalismo indomable del que debemos librarnos. Pues bien, el dinero es, lo queramos o no, un vehículo para funcionar en la sociedad y para utilizar las oportunidades que nos encontramos.

El dinero no puede satisfacer el corazón del hombre, sino el buen uso que de él se hace, es esto lo que produce la verdadera satisfacción.
Don Bosco
Pero es que el dinero también es el resultado de un pensamiento: Un pensamiento que lleva a una emoción, una emoción que lleva a una actitud y una actitud que lleva a una acción que es la que produce o no el dinero.

Y ahora toca cuestionarnos si las ramificaciones intensas de neuronas nos catapultan a nuestras propias soluciones o son negativas y nos mantienen en el problema.

Entramos en Enero con la costumbre de revisar las cuentas, hacer presupuestos y plantearnos nuevos objetivos que prometen bienestar. ¿Cambiaron tus pensamientos hasta ahora? ¿Probaste esto mismo ya el año pasado y la situación no ha cambiado como esperabas? ¿Sabes dónde está tu fortaleza en esta cadena?

Este post está escrito para los que ya tienen el dinero que necesitan, y también para quienes no lo tienen. Precisamente porque el camino de la riqueza es muy diferente para cada persona, pero accesible para todos. Aunque sigamos justificando nuestra situación.

Hay algunas ideas principales que pueden hacerte distinguir dónde está el error que se repite en tu cuenta de resultados. Vamos a hacer un ejercicio, si te parece bien:
 

  • Anota en un cuaderno qué cantidad de dinero tienes en el banco. Es importante darnos un baño de realidad y saber cuál es el terreno antes de construir el edificio.
  • A continuación, permite, por unos instantes, descubrir cómo te hace sentir este número. ¿Te da tranquilidad, o por el contrario te inquieta? ¿Disfrutas de ese dinero? ¿O te supone gran esfuerzo conseguirlo y no quieres utilizarlo?
  • ¿Qué acciones o qué situaciones te han llevado hasta estos resultados?
  • ¿Para qué mantienes te mantienes aquí?
Este es un análisis básico de lo que puede estar ocurriendo. Por así decirlo, el punto de partida.
¿Quieres entender qué influye sobre tus resultados? Y, sobre todo ¿en qué momento pueden cambiar o por qué se repiten?

Joaquina Fernández diseñó el Camino del Héroe para ilustrar cuáles son los arquetipos que adoptamos individualmente y qué fortalezas y barreras tiene cada uno para comprender y asumir el recorrido completo de la libertad financiera.

¿Podrías identificar tu comportamiento y tus pensamientos habituales alrededor del dinero?:
 

  • No genero los ingresos suficientes para cubrir mis gastos principales. Me mantengo preocupado y no aparecen nuevas oportunidades. No soy independiente económicamente. HUÉRFANO.      
  • Fortaleza: Su acción.
  • Tengo el dinero que necesito, y cuando viene, lo gasto fácilmente. Quiero disfrutarlo y no sentir ataduras en mi trato con las finanzas. Mi situación económica es bastante inestable. VAGABUNDO.
  • Fortaleza: Su capacidad de conectar y arriesgar en las oportunidades.
  • El dinero lo consigo, pero me supone mucho esfuerzo. Trabajo para conservarlo y siento la carga de ser responsable y medido con los gastos. MÁRTIR.
  • Fortaleza: La gestión estratégica del dinero.
  • Las oportunidades aparecen, se aprovechan y los resultados económicos son fructíferos y se mantienen. Se vive en un reto asumible. GUERRERO.
  • Fortaleza: Constancia, resistencia y las capacidades de éxito de los anteriores arquetipos.
  • Ya no es necesario luchar. Las personas, los acontecimientos y las soluciones aparecen al sintonizar con nuestra naturaleza y funcionar en la mejor versión de nosotros mismos. MAGO.
  • Fortaleza: Coherencia y plenitud. Libertad económica
El Camino del Héroe como herramienta para alcanzar la libertad financiera es un recorrido de autoconocimiento y soluciones único. Nos encantará pronto poder compartir contigo nuevas claves que te ayuden a avanzar en el camino que buscas conseguir.

Todavía tienes la oportunidad de inscribirte en el Camino de La Libertad Financiera donde Joaquina Fernández compartirá la información, las claves y las herramientas de superación del Arquetipo que te ha mantenido, hasta ahora, en el mismo nivel.

Mientras tanto, te preparamos, NL #21: De Nuestro Archivo Secreto: ¡A jugar!
 

Que tengas una muy feliz semana.
Próximos Cursos

Trascendencia
Joaquina Fernández
Lunes 16 de Enero
19:00 h

Inscribirme

Comunicación Aplicada
13ª Edición
Joaquina Fernández 
23 al 29 de Enero

Inscribirme

El Camino De Tu Libertad Financiera
Joaquina Fernández 
10 al 12 de Febrero

Inscribirme

Copyright © 2017 Instituto Hune, All rights reserved.