Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte.
François de la Rochefoucauld
Si hay un momento del año en el que más consumimos, es en Navidades. Los estantes de los supermercados se reponen hasta tres veces al día y el gasto de las tiendas en bolsas de diseños navideños, en muchos casos, iguala al total de bolsas corrientes el resto del año.

¿Qué nos hace necesitar este hábito de acopio? ¿Qué despierta en nosotros la sensación de exuberancia alrededor? ¿En qué forma es bueno para nosotros este comportamiento?
 

La manera en que nos alimentamos en Navidad sigue este mismo ritmo. Aprovechamos para celebrar, unirnos, invitar o visitar a personas que hace tiempo que no vemos y preparamos alimentos especiales. Esto es bueno. Pero también es habitual que nos desintonicemos de nosotros mismos al entrar en este bucle de movimientos rápidos y tradición. Cabe reflexionar ahora, sin intención de ser aguafiestas, y preguntarnos para qué funcionamos como funcionamos.
El apetito está gobernado por nuestros pensamientos, pero el hambre está gobernada por el cuerpo.
Alimentarnos no es sólo comer. De hecho, no toda la comida alimenta. Para cuidarnos realmente deberíamos conocer la diferencia entre alimentación y nutrición. Nutrirnos es dar a cada célula lo que necesita. Y alimentarnos a menudo significa para nosotros llenaros de algo que nos da placer y que satisface nuestras necesidades, algunas veces físicas, y la mayoría emocionales.

Queremos darte algunos trucos para que disfrutes de alimentarte en Navidad y estés nutrido en todas tus dimensiones.

1. Elige qué comer. Siempre puedes participar en el diseño del menú, de esta forma te haces más consciente de tus decisiones delante del plato. La cantidad, la calidad y la forma de preparación son imprescindibles para que un alimento se mantenga nutritivo.

2. Prepara la mesa de forma bonita. Introduce detalles, aprovecha para compartir tus mejores manteles, rodéate de las personas que más quieres, y para sorprenderles, pon un mensaje personalizado en el plato de cada comensal.

3. Diseña platos que estén equilibrados entre sí. Por ejemplo, si el plato principal va a ser contundente, aligera con los primeros y con el postre. Si, en cambio, eres más de postres sorprendentes y para ti es una ocasión especial, elige mejor un pescado o unas verduras. ¡Es el momento perfecto para coger el libro de recetas e innovar en tu cocina! Comer sano, además de saludable, es bello y satisfactorio.

4. Cuando estés sobre la mesa pregúntate ¿realmente de qué me quiero nutrir? ¿Qué está satisfaciendo este bocado? Siente la emoción que tienes a la hora de comer y qué impulso te está llevando a hacerlo. Hazte consciente de este momento y comprobarás que puedes comer fácilmente lo que necesitas, ni más ni menos. Además, al comer acompañado tienes la posibilidad de nutrir tus emociones sin necesidad de comer en exceso.
 

Si no tienes hambre para comer una manzana, no tienes suficiente hambre.
 
Sabemos que podríamos dedicarnos simplemente a felicitarte la Navidad y desearte lo mejor para estos días, pero nuestro compromiso es el de transformar el mundo. Nos dedicamos a cultivar tu felicidad y satisfacción personal a largo plazo, es inevitable. Por eso, además de disfrutar de la familia, del descanso y del delicioso momento de compartir la mesa, tenemos más ideas para construir con profundidad tu felicidad. Este es el regalo que tenemos para ti:

 R odéate de quien verdaderamente amas. Si no, es preferible que cambies una tradición familiar sin sentido para ti cuanto antes.

 E strecha tu mano a quien pueda necesitarla. Quizá cabe una persona más en la mesa, o sobran regalos para toda la familia, tal vez has preparado mucha comida y hay personas en tu barrio de quien puedes acordarte.

 G oza de cada momento con verdadera presencia. Vivir cada momento con consciencia crea experiencias más plenas y te ayudará a salir del bucle de consumismo y prisas de este mes.

 A gradece todo lo que ha traído este 2016. Sea lo que sea, te ha conducido a una situación que quiere enseñarte algo. Confía en la vida y da lo mejor de ti, sin duda, esta es la mejor receta para preparar esta Navidad.

 L ibérate del rencor. Aprovecha para reunirte o escribir a la persona con quien mantienes un conflicto y abre tu corazón al perdón.

 O rganiza con sentido tus gastos y lo que deseas comer. Si lo planificas a tiempo, cuidarás tu salud y tu dinero, por lo que estarás también amándote a ti mismo.

Deseamos de todo corazón que tengas una semana profundamente feliz.
Ya tenemos lista: NL #17. De nuestro Archivo Secreto: El compromiso de dar y recibir.
Próximos Cursos

Trascendencia
Joaquina Fernández
Lunes 19 de diciembre
19:00 h

Inscribirme

Comunicación Aplicada
14ª Edición
Joaquina Fernández 
23 al 29 de enero

Inscribirme

Copyright © 2016 Instituto Hune, All rights reserved.