El que está satisfecho con su parte es rico.
Lao – Tsé
Para muchas personas, el dinero es el principal condicionante de las decisiones de sus vidas. Trabajamos a diario para ganar dinero y la mayoría de actividades o aspiraciones personales que buscamos cuestan también dinero. Debemos pagarlas. Es por eso que conseguirlo, utilizarlo y mantenerlo es una realidad que todos vivimos.
El capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso. 
Gandhi
Sin embargo, las finanzas personales no han sido una asignatura habitual en nuestras etapas de colegio, de hecho, tampoco lo fueron en la universidad ni en las conversaciones de muchas familias.

¿Qué significa que una base tan importante de nuestras vidas, como es una situación económica saludable, no forme parte de la preparación básica que recibimos? ¿Qué hace que el dinero se convierta en un tema escurridizo para algunas personas? Y lo más grave de todo, ¿qué parte de esta información que nos falta hace que no alcancemos la prosperidad y la tranquilidad económica que queremos para nuestro bien y el de nuestra familia?

Podríamos dividir el dinero en un esquema que puede ayudarnos a comprender…
 

   GANARLO   

Clave: actitud para trabajar y emprender.

La cantidad de dinero necesaria para cubrir los gastos básicos se consigue con una disposición clara hacia la acción y un objetivo económico definido por el que estemos dispuestos a continuar actuando. Aquí, jamás entran en juego las creencias o la valoración subjetiva de nuestro prestigio. Si tu situación financiera actual te preocupa o no estás satisfecha con ella, define una nueva cifra y escribe, muy claramente, qué debes hacer para conseguirla. Deben ser acciones presentes, realizables y que precisen tu capacidad y reto.

   RELACIONARTE CON EL DINERO   

Clave: Desprenderse de la información errónea.

A menudo la principal barrera que nos hace perezosos para ganar dinero está en cómo pensamos sobre el dinero, si lo cuidamos, lo despreciamos o lo veneramos, y qué hemos aprendido sobre su significado desde la infancia. Muchos de los refranes populares sobre el dinero han sido dañinos para nuestra relación con él y lo vemos como algo sucio, superficial o ambiciosamente suculento. Pero justo al lado de todo esto, convivimos cada día con la necesidad de caminar por la vida con el bolsillo equilibrado para pagar nuestros principales gastos y vivir en paz. El dinero, en sí, es un herramienta para que puedas llevar la vida que tú deseas. ¿No sería mejor preguntarnos qué vida quiero y qué necesito para conseguirla? En realidad, el dinero es un potenciador de lo que tú ya eres. Tu trabajo individual alrededor del dinero es, principalmente, transformacional.

   GESTIONARME   

Clave: Orden y estrategia.
 

Si ya lo has ganado, ya consigues disfrutar de él con tranquilidad y fluyes económicamente con todo lo que necesitas, es fundamental mantener una buena estrategia para darle estabilidad y largo plazo a tu tranquilidad financiera. Tu dinero puede considerarse parte de tu energía vital. Cuando cuentas con él, avanzas con tranquilidad y tu pensamiento está tranquilo respecto a tu estabilidad. Sin embargo, cuando no lo tienes, las cuentas no salen o aparece un gran imprevisto que descuadra tus números, tu pensamiento se vuelve tormentoso y puede generarse dentro de ti cierto desasosiego que te acompaña hasta ser restaurado. Significa, pues, que el dinero –junto con la salud y el amor – es un elemento que da forma a nuestra vitalidad. Si tus gestiones no son las correctas, un buen Excel, un Kakebo japonés o un coach financiero pueden ser la solución para que entre el orden y la prosperidad en tu camino hacia la libertad financiera.

   UTILIZARLO Y CONTINUAR EL CICLO   

Clave: ¿Para qué?
 

Esta pregunta vamos a utilizarla en dos versiones: ¿para qué gasto el dinero en esto? Y ¿Para qué hago lo que hago? Si están claras estas dos preguntas y son positivas para ti y para las personas que tienes a tu alrededor, puedes garantizar la continuidad del ciclo. Gastar el dinero en algo que sea coherente con tus principios y que realmente sea útil para ti, hace que tu disposición a ganarlo esté motivada para seguir utilizándolo de una forma positiva. Además, preguntarte para qué haces las acciones que decidiste acometer para conseguirlo, hará que reflexiones sobre el valor que aportas y cómo seguir mejorando.

El ciclo del dinero se trata de un camino personal que comienza con un reto para el que hay que estar dispuesto y termina con una respuesta que debe reflejar tu compromiso y servicio con el mundo. Sólo de esta forma, tu vida económica recobrará el brillo que mereces. Antes, eso sí, debes dar de ti lo mejor y cuidar todo tu alrededor. Queremos fervientemente que tu economía esté al nivel que desees y que sirvas con ella a ser una persona más feliz, a relacionarte de forma saludable y generosa con las personas y a comprometerte con el avance de la sociedad.

Queremos que el dinero te haga más grande.

También nos encantaría volver a saludarte la semana que viene en nuestra próxima Newsletter “De Nuestro Archivo Secreto:  Llegó Diciembre

Te deseamos una muy feliz semana.

Copyright © 2016 Instituto Hune, All rights reserved.