TU CEREBRO

Está despierto 24 horas al día los 365 días del año; sus 100.000 millones de neuronas llevan a realizar 1.000 billones de conexiones entre ellas. Consume el 20% de tu energía diaria y pesa 1,3 Kilos de promedio.

Toda esta maquinaria blanda, pequeña y frágil es el centro de operaciones de nuestra vida. Desde ahí se ponen en marcha todas nuestras funciones corporales, nuestros objetivos se ejecutan, nuestras emociones se registran y diseñamos nuestros pensamientos. Es la recopilación de una vida entera. Hemos aprendido a entrenar el cuerpo y a nutrirnos para que nuestros órganos estén sanos.

¿Qué haces para sanar tu cerebro?

La causa de tu felicidad y el origen de la infelicidad tienen como epicentro el cerebro. Mantenerlo activo y con propósito es la única solución real para tener una vida plena. El cerebro, durante toda su vida está buscando recursos que te llevan a la felicidad, pero sólo si tú le ayudas a buscarlos dará con ellos. Si no le das apoyo, es la pieza más perezosa del ser humano.

Cuando empezamos a estudiar la relevancia del cerebro constatamos que ya poco podemos hacer con las cosas pasadas, pero podemos cambiar muchas de nuestro presente y forjar un futuro mucho más prometedor.” 
 Joaquina Fernández

Conocer cada parte del cerebro, las necesidades que tiene y qué acciones requieren de ti mismo, es la palanca de transformación que producirá los cambios que estás esperando en tu vida.
Como punto de partida, debemos conocer que las funciones del cerebro pueden agruparse en 3 capas. Por eso, en 1970, Paul MacLean propuso el término de “cerebro triuno”:

C. REPTILIANO (5% del cerebro):

Incluye el tronco del encéfalo y el cerebelo.
Se llama así porque lo compartimos con los reptiles y, por eso, controla el comportamiento y los instintos para sobrevivir. Está relacionado con tu poder y el espacio que ocupas. Es el que, cuando está sano, te da autoridad y confianza.
El cerebro reptil vive en el presente y no piensa, no siente. Funciona con objetivos y acciones concretas. Es el que primero que necesitas para vivir y para ser felíz. 

PUEDES SANARLO

Eliminando la queja y la culpa. Pues lo anula totalmente.
Definiendo y cumpliendo tus objetivos cada día.

C. LÍMBICO (10% del cerebro):

Es el origen de las emociones. Incluye la amígdala, el tálamo, el hipotálamo, el hipocampo y la hipófisis. Es sensitivo. Controla el sistema endocrino, el ritmo biológico, las rutas olfatorias, la saciedad y la vida emotiva.Tiene un comportamiento menos concreto que el cerebro reptiliano. Se apoya más en lo sensitivo, lo sensual, los olores y los sonidos. Puede recoger el pasado y hacerlo presente con su memoria emocional. Su función es la de sentir y da emocionalidad a nuestro mensaje, se expresa en nuestro rostro y pone melodía en la voz.
El cerebro límbico favorece las relaciones y la conexión para que las acciones que programa el reptiliano se apoyen en la colaboración y puedan ser disfrutadas.

PUEDES SANARLO

Entrenando la aceptación, primero la propia incondicional,y después la del entorno.
Borrando la crítica de cualquiera de tus palabras o tus pensamientos.

C. NEOCORTICAL (85% del cerebro):

Conocido también como la corteza cerebral. Es el responsable del pensamiento avanzado, la razón, el hablar y la sapiencia. Desde la mitad de la corteza hacia la parte trasera de la cabeza, registramos la información de los sentidos, en la parte delantera se procesan. Integra y controla el reptiliano y el límbico para modelar los instintos y las percepciones.
Es el responsable de los procesos de pensamiento, creatividad, planteamiento, lógica y lenguaje. Saca conclusiones y decide en función de la observación y el análisis. Argumenta. Es capaz de traer el futuro al presente, imagina y crea.

PUEDES SANARLO

Diseñando la estrategia y respondiendo el “por qué” de lo que te rodea o haces.
Evitando por completo la envidia, la avaricia y el miedo al ridículo. Jamás te digas a ti mismo “no sé”. Ponlo a trabajar.

En nuestra sociedad, la mayoría de personas tienen el reptiliano ausente, y se sitúan en el límbico, pero ¿qué hacer con el límbico sin el reptil? Esta situación nos lleva a no cumplir objetivos y a perdernos en el camino. La secuencia saludable para construirnos a nosotros mismos debe seguir el orden biológico de nuestra evolución y prestar atención a cada una de las capas.
La felicidad reside en el equilibrio y funcionamiento de estos tres cerebros.
¿Ya sabes a cuál debes prestar más atención?
Nuestro propósito es que cumplas todos tus objetivos, que los disfrutes junto a personas y que mantengas la motivación para liderar tu vida. Espéranos hasta la semana que viene, porque ya tenemos preparado: NL #11 Música para cada estado de ánimo.
¿Quieres saber qué hay en Hune para ti?

Master Class
Comunicación Aplicada

Con Joaquina Fernández
10 de noviembre
Inscribirme
Trascendencia
Con Joaquina Fernández
14 de noviembre
Inscribirme
Cineforum
Con Joaquina Fernández
25 de noviembre

Inscribirme

Hasta el próximo lunes, 

Copyright © 2016 Instituto Hune, All rights reserved.