Los valores construyen tu realidad. Es el marco desde el que interpretas lo que te rodea, lo aceptas y tomas tus propias decisiones. Descubrirlos solo es posible desde una visión positiva del mundo, desde la cual comprendes que todo lo que existe tiene su sentido y su razón. Y dentro de este macrosistema, respetas el tuyo propio.

¿Cuántas veces al día dudas de tus capacidades? O, por el contrario, ¿cuántas veces confías plenamente en tu forma de resolver las circunstancias?
Si nos fijamos en la naturaleza, es raro ver a un león dudando de sus garras, o a un pingüino de su capacidad para bucear. Es la no duda de lo que son, lo que hace que una especie supere las pruebas del mundo y pase del miedo a la experiencia plena de estar vivos.

Los valores refuerzan tu integridad, te llenan de confianza y te dan la seguridad para salir al mundo con la fuerza de ser tú mismo.

Conocer tu valor es el primer paso para vivir plenamente, es la primera fuerza de tu transformación personal.
 
  • Te da tu lugar en la vida :  Tu valor es tu fuente de poder. Es capaz de cambiar tu postura, tu pisada y la forma de experimentar el presente. Piensa, por un momento, en ti mismo caminando con seguridad.
  • Te conecta con las personas : Poner en valor quién tú eres, te lleva a poner en alza a las demás personas respetando sus propios valores y manteniendo la confianza sobre ti mismo.
  • Promueve un cambio de pensamiento : En el que pasas desde un pensamiento limitante sobre ti mismo y tus posibilidades, a otro de oportunidades, capacidad y nuevas realidades que ya puedes comprobar.
  • Te permite vivir con integridad : Este diamante reúne en ti la capacidad de hacerte sólido y adaptable, comprometido y flexible, analítico y global. Vivir con tu valor presente en cada momento apoya tu éxito y tu mejora continua.

¿CÓMO DESCUBRIR CUAL ES TU VALOR?

 Aquí tienes 4 claves, o caminos complementarios, que te ayudarán a rescatarlo: 

1. ¿Qué te hace único?
 
Hay algo de ti que te distingue. Habrás comprobado que hay un don o una capacidad que vives de forma armónica y que hace que resuelvas con éxito todas las situaciones. Dirías que es el 10 en tu escala y que te ayuda a ser mejor. Ni tu familia, ni tu pareja, ni tu jefe son capaces de arrebatártelo.
 
2. ¿Cómo te ven los demás?
 
Otra forma eficaz de comprobar cuál es tu valor es preguntando a las personas, cercanas y no cercanas, qué te hace distinguible a sus ojos. Pregúntales abiertamente qué les transmites y cuál es la mayor cualidad que observan y comprueban cuando están a tu lado.
 
3. Ejercicio fotografías
 
Haz un recorrido con fotografías a lo largo de tu vida. Procura que sea una foto por año, aproximadamente. Deben ser fotos en las que apareces solo o como protagonista (no en grupo ni entre multitudes). Con ojos observadores, encuentra qué has transmitido en todas las fotografías y experiencias de tu vida.
 
4. Pregúntale al cuerpo
 
El valor viste a tu cuerpo. Como si se tratase de una armadura, cuando te haces consciente de él puedes sentir que tus piernas se fortalecen, tu postura se yergue y te recorre una experiencia de seguridad. Prueba a nombrar en voz alta algunos de tus valores hasta llegar a tu mayor valor.

Ahora que conoces la importancia de vivir en tu valor y sabes algunas pautas para descubrirlo, recuerda siempre que allá donde quiera ir tu corazón, llegará más fácilmente si lo acompañas con el valor que necesitas para conseguirlo.
 
Porque los valores auténticos, asumidos libremente, nos permiten definir con claridad los objetivos de la vida, nos ayudan a aceptarnos tal y como somos y a estimarnos, al tiempo que nos hacen comprender y estimar a los demás. Dan sentido a nuestra vida y facilitan la relación madura y equilibrada con el entorno, con las personas, acontecimientos y cosas, proporcionándonos un poderoso sentimiento de armonía personal.
 
Nosotros queremos transformar el mundo, y para eso, tu poder infinito es imprescindible. Esperamos haber sido útiles para ti en este Lunes.
 
Feliz semana nueva y hasta el Lunes que viene.
 

 
Tomando forma: NL9 # LÍDER O JEFE

Copyright © 2016 Instituto Hune, All rights reserved.